Libra esterlina lucha por recuperarse mientras el riesgo político continúa afectando

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Libra esterlina lucha por recuperarse mientras el riesgo político continúa afectando

El aumento nuevamente de la agitación política interna en el Reino Unido ha llevado a un nuevo aumento del impulso bajista en la libra esterlina, que cayó más de 300 pips durante la semana anterior en los mercados.

El impulso de venta retornó una vez más en las primeras horas de la mañana del lunes y el flujo de noticias que circula en torno a la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, que debe declarar su fecha de salida. A esto se suma el líder laborista Jeremy Corbyn, quien ha declarado que las discusiones sobre el Brexit se han roto, lo que hace que sea dudoso que los compradores se sientan tentados de nuevo a asumir posiciones de venta en el par GBP/USD.

En cuanto al panorama que nos brinda el análisis técnico, el GBP/USD sigue estando firmemente bajista en los gráficos diarios y semanales. Se han estado formando de forma constante bajos más bajos y máximos más bajos, mientras que el MACD ha cruzado a la baja. El cierre semanal sólido por debajo de 1.2820 ha abierto las puertas hacia 1.2700 y 1.2620 en el corto plazo.

EUR/GBP sube por el drama político en el Reino Unido

La libra esterlina sigue teniendo problemas por la posibilidad de que se anuncie la posible fecha de salida de la primer ministro Theresa May, lo que junto a la ruptura en las negociaciones del Brexit con el Partido Laborista han llevado al EUR/GBP a subir con fuerza y superar el nivel de 0.8750. El par ha alcanzado un máximo de tres meses en 0.8770 y los analistas consideran que es muy probable que el impulso bajita en el GBP continúe y que los precios de este par alcancen niveles no vistos desde enero de 2020, por encima de 0.8850, ya que no parece que la tormenta política en Reino Unido se vaya a calmar.

Los compradores tienen claramente el control en los gráficos diarios con 0.8750 actuando como un soporte significativo que podría promover un alza adicional. El cierre semanal sobre este punto podría llevar a un mayor movimiento alcista hacia 0.8800 en el corto a mediano plazo.

Las fuerzas bajistas podrían llevar el GBP/JPY hasta 140.00

La debilidad en la libra esterlina, combinada con el atractivo de activo de refugio seguro del yen a la luz de la escalada en las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, ha llevado a los inversores a posicionarse a la baja en el GBP/JPY.

El GBP/JPY ha caído 500 pips en las últimas dos semanas de negociación, y los problemas futuros que probablemente enfrentará la libra en el futuro cercano, hacen pensar que posiblemente veamos una mayor caída en este par de divisas. De acuerdo a lo que nos dice el análisis técnico, el par se muestra fuertemente bajista en los gráficos diarios. Un cierre diario sólido por debajo de 140.00 puede llevar al mercado a los primeros niveles clave de interés en torno a 138.60 y 138.00, respectivamente.

GBP/AUD ofrece una reacción silenciosa

El par GBP/AUD presentó una reacción bastante silenciosa ante las noticias de que las conversaciones sobre el Brexit entre los principalses partidos del Reino Unido han finalizado sin un acuerdo. Esto podría basarse en el hecho de que el dólar australiano también permanece bajo presión debido a los fundamentos en Australia que no han sido muy prometedores. De acuerdo a lo que nos dice el análisis técnico, los vendedores deben asegurar un rompimientop sólido por debajo de 1.8500 para generar un movimiento hacia 1.8300 a medio plazo. Si 1.8500 resulta ser un soporte resistente, el GBP/AUD podría recuperarse y llegar incluso hasta 1.8650.

Dólar australiano se debilita antes de las elecciones federales

El dólar australiano tiene el dudoso honor de ser la moneda del G10 con peor desempeño hasta el momento en mayo, mientras Australia se prepara para sus elecciones federales del 18 de mayo. El riesgo político interno se suma a la presión a la baja sobre el AUD, ya que Australia ha presentado datos económicos blandos, tanto internos como externos, que están generando expectativas de un recorte de las tasas de interés por parte del Banco de la Reserva de Australia. Dada la perspectiva bajista para AUD/USD, el par de divisas parece que podría llegar al nivel de 0.68 en los próximos días.

Bitcoin registra ganancias de dos dígitos por tercera semana

Bitcoin (BTC) sigue mostrando fortaleza, ya que ha registrado ganancias de dos dígitos durante tres semanas consecutivas.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

La criptomoneda líder por valor de mercado cerró la semana pasada con ganancias del 17,5 por ciento, habiendo subido un 22,16 por ciento y un 10,62 por ciento en las dos semanas anteriores, respectivamente, según los datos de Bitstamp.

La última vez que BTC presenció una corrida alcista similar fue en el último trimestre de 2020, cuando la criptomoneda registró ganancias de dos dígitos durante cinco semanas seguidas para alcanzar un máximo histórico de alrededor de $20,000 el 17 de diciembre.

La última racha ganadora semanal podría extenderse aún más, ya que la rápida recuperación de BTC de los mínimos del viernes por debajo de $6,100 a un máximo de $8,299 el domingo indica una fuerte mentalidad de «comprar durante las caídas».

En el momento de escribir este artículo, BTC se está negociando a alrededor de $7,903, lo que representa una caída del 1.36 por ciento en el día.

De acuerdo con CoinMarketCap, otras criptomonedas como Ethereum (ETH), Litecoin (LTC), Binance Coin (BNB) y XRP también reportan pérdidas moderadas.

Libra esterlina lucha por recuperarse mientras el riesgo político continúa afectando

Presidente. – El siguiente punto es el debate conjunto sobre los siguientes informes:

– el informe del señor Balz, en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, sobre el informe anual del BCE para 2009 [2020/2078(INI)] (A7-0314/2020), y

– la declaración de la Comisión sobre la evolución reciente de los tipos de cambio internacionales [2020/2914(RSP)].

Burkhard Balz, ponente. – (DE) Señor Presidente, señorías, nos acaban de pedir que nos calmemos un poco. Quizás algunos de ustedes pudieran hacerlo.

Señorías, mi informe de hoy afecta básicamente al rendimiento del Banco Central Europeo en 2009; en otras palabras, durante un período en el que las medidas económicas, financieras y, cada vez más, también políticas estuvieron dominadas en gran medida por la crisis económica y financiera. La crisis, que comenzó como una crisis estrictamente financiera, se expandió y también afectó a toda la economía real en una segunda oleada. La actividad económica disminuyó en todo el mundo, al mismo tiempo que los ingresos fiscales decrecientes y el mayor gasto social como consecuencia de la crisis provocaron un aumento del déficit público. Las nuevas medidas para estimular la economía también contribuyeron al nivel de deuda. Debido al aumento del déficit, los gobiernos de toda la Unión Europea aprobaron amplios paquetes de austeridad. En mi opinión estos paquetes eran necesarios y, en ciertos casos, llegaron incluso con retraso. Sin embargo, limitaron la capacidad de los gobiernos para actuar.

Aunque la actividad económica comenzó a recuperarse en la segunda mitad de 2009, la crisis económica y financiera amenazó entonces con convertirse en una crisis de la deuda pública en una tercera oleada en 2020. Desde mi punto de vista, este peligro todavía no ha sido evitado. En los últimos días, el caso de Irlanda nos ha recordado con claridad meridiana que el problema del endeudamiento excesivo en los Estados miembros no ha sido para nada resuelto y, por consiguiente, también estoy de acuerdo con el presidente Van Rompuy: la quiebra del euro es imposible. Sin embargo, esa es la situación actual. Mi informe aborda el año 2009, en el que podemos decir que el BCE actuó de forma adecuada —incluso correcta, de hecho— frente a los desafíos. Sus medidas resultaron ser acertadas en la mayoría de los casos y evitaron que las instituciones financieras se hundieran. No obstante, las instituciones financieras no siempre pasaron la liquidez totalmente a la economía real, con el resultado de que el potencial de total recuperación de estas medidas no pudo ser aprovechado.

Puesto que estas medidas conllevaban acciones extraordinarias, ahora es fundamental que se retiren de forma sensata y con una planificación cuidadosa. Los problemas de Grecia y de otros países de la zona del euro pueden ser, en parte, de origen interno, pero también han destapado problemas básicos que existían en la unión económica y monetaria. Se infringieron los principios del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Ahora vivimos las consecuencias, y eso incluye lo que sucede en Irlanda. Deben resolverse estas infracciones y evitar que se cometan nuevas. Es necesario reforzar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y equilibrar la unión económica y monetaria.

En el pasado, la insuficiente coordinación de las políticas económicas dentro de la unión monetaria permitió que surgiesen considerables desequilibrios económicos entre los países de la zona del euro y dejaron a esta zona sin un mecanismo predefinido de gestión de crisis. La zona del euro deberá resolver estos desequilibrios si desea evitar una nueva crisis. En último término, no obstante, el proceso de reforma estructural —combinado con la revisión del marco regulador de la política financiera— puede consolidar la zona del euro. La cuestión de la independencia del Banco Central Europeo también será un aspecto importante de la nueva gobernanza económica, especialmente en lo que respecta a la recientemente creada Junta Europea de Riesgo Sistémico. En consecuencia, el Parlamento seguirá tomándose muy en serio su tarea de revisar el rendimiento del BCE.

Estoy totalmente convencido de que la Unión Europea y la zona del euro encontrarán una salida a esta crisis y de que podrían salir de ella aún más fortalecidas que antes. Sin embargo, en los próximos meses, debemos aprender las lecciones adecuadas de lo ocurrido. Este es un desafío de gran envergadura, pero en su historia hasta la fecha, la Unión Europea ha demostrado continuamente que funciona mejor cuando debe superar desafíos. Por consiguiente, esta crisis también supone una oportunidad que debemos aprovechar.

Para terminar, me gustaría dar las gracias a todos los ponentes alternativos de los demás grupos por su cooperación muy agradable y constructiva al preparar este informe. Es algo que no cabe dar por sentado, pero merece ser señalado en este caso.

Jean-Claude Trichet, Presidente del BCE. – (FR) Señor Presidente, señor Balz, señorías, tengo el honor de presentarles, tal y como se recoge en el tratado, el informe anual del Banco Central Europeo para 2009. Puesto que el calendario se vio un tanto trastocado, en concreto por las elecciones europeas, el pasado mes de marzo les hablé del anterior informe anual. Por consiguiente, esta es la segunda vez que comparezco ante el Parlamento este año.

En primer lugar, permítanme manifestar mi alegría por el apoyo expresado nuevamente mediante la propuesta de resolución del Parlamento Europeo a favor de las comparecencias regulares ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios y, de forma más general, a favor de mantener unas estrechas relaciones con el Banco Central Europeo. Mi valoración es tanto más positiva puesto que, este año, el Parlamento Europeo ha demostrado con mucha convicción su voluntad y su capacidad de hacer prevalecer el interés superior europeo, especialmente en lo que se refiere al paquete de supervisión financiera.

(DE) Me gustaría empezar ofreciéndoles una breve perspectiva general de las medidas de política monetaria adoptadas por el Banco Central Europeo durante la crisis económica y financiera. Además del período de crisis, también me gustaría echar la vista atrás a los primeros doce meses de existencia del BCE. Por último, me gustaría analizar los desafíos más acuciantes que nos esperan en 2020.

Señor Presidente, permítame mencionar primero las medidas adoptadas durante la crisis.

El año 2009 fue un año muy complicado para la política monetaria del BCE. Comenzó con una grave recesión económica a escala mundial tras el estallido de la crisis financiera en el otoño de 2008. En este contexto de atenuadas presiones inflacionistas, seguimos con nuestra política de mayores bajadas de nuestras principales tasas. En conjunto, en un período de tan solo siete meses —entre octubre de 2008 y mayo de 2009— bajamos nuestra principal tasa de refinanciación en 325 puntos básicos. Esto situó nuestra principal tasa de refinanciación en el 1 %.

Para asegurarnos de que los hogares y las empresas de la zona del euro se iban a beneficiar de estas condiciones de financiación más favorables, en 2009 también continuamos —e incluso ampliamos— con un mayor apoyo al crédito de los bancos de la zona del euro. Lo hicimos en respuesta a los mercados monetarios disfuncionales que habían debilitado la capacidad de la política monetaria para influir la previsión de estabilidad de los precios a través sólo de decisiones sobre los tipos de interés. Entre estas medidas no convencionales —como solemos llamarlas—, la más destacada es la provisión total de liquidez en el crédito a través de nuestras operaciones de refinanciación con los bancos de la zona del euro a cambio de buenas garantías y a la principal tasa de refinanciación que predominaba en aquella época para varios vencimientos que iban mucho más allá de las operaciones semanales. En 2009, también ampliamos el vencimiento de nuestra operación de refinanciación a más largo plazo hasta un año. Por supuesto, éstas fueron decisiones de gran importancia.

Tal y como se enfatiza en su proyecto de resolución sobre el informe anual del BCE, este apoyo reforzado al crédito logró evitar lo que habría supuesto —si se hubieran observado tensiones disfuncionales añadidas— una depresión o una recesión mucho mayor. Permítanme enfatizar que todas nuestras medidas respetaron totalmente nuestro mandato para ofrecer estabilidad de precios a medio plazo para la zona del euro en su conjunto. Que hemos sido capaces de lograrlo de forma creíble con nuestro mandato se refleja en una perspectiva inflacionaria favorable y en unas expectativas inflacionarias bien fundadas en la zona del euro.

Tras algunas mejoras en las condiciones del mercado financiero a lo largo de 2009, aparecieron tensiones renovadas en los mercados en varios segmentos del mercado de bonos de la zona del euro. Puesto que el buen funcionamiento del mercado de bonos es fundamental para la transmisión de los principales tipos de interés del BCE, decidimos intervenir en los mercados de las obligaciones de la zona del euro con el objetivo de ayudar a restaurar una transmisión más normal de la política monetaria a la economía. Con este objetivo, presentamos el Programa para mercados de valores. Para garantizar que este programa no tiene un impacto en nuestra posición de política monetaria, reabsorbemos toda la liquidez inyectada.

En resumen, permítanme enfatizar que todas las medidas no convencionales que adoptamos durante el período de agudo estrés financiero son de naturaleza temporal y se diseñaron teniendo presente las consideraciones de salida. Algunas de las medidas no convencionales iniciadas en 2009 y a comienzos de 2020 se han retirado paulatinamente con motivo de las mejoras en las condiciones de algunos mercados financieros y teniendo presente la recuperación continua de la economía de la zona del euro.

Permítanme compartir con ustedes por un momento algunas ideas sobre el historial del euro. En mi opinión, hay tres elementos fundamentales.

En primer lugar, el BCE ha respondido como cabía esperar en función de su mandato en el tratado, a saber, con la estabilidad de precios. De hecho, la inflación media de la zona del euro durante prácticamente los últimos 12 años se mantiene en el 1,97 %. Esto refleja a la perfección nuestra definición de la estabilidad de precios, es decir, nuestro objetivo de mantener las tasas anuales de inflación en la zona del euro por debajo del 2 % y cercanas al 2 % en el medio plazo. En este sentido, el sistema del euro durante los últimos 12 años ha funcionado como un anclaje de la estabilidad y la confianza, y lo ha logrado recientemente a pesar del difícil entorno creado por la crisis financiera mundial.

En segundo lugar —y repercute favorablemente en la credibilidad de la política monetaria del BCE—, como mencionaba, las previsiones de la inflación han permanecido sólidamente fijadas en niveles acordes con la estabilidad de precios.

En tercer lugar, este éxito se basa, creemos, en la total independencia del BCE con respecto a la influencia política, en su mandato principal de mantener la estabilidad de precios y en su comunicación transparente, especialmente en lo relativo a la definición de la estabilidad de precios. La estrategia monetaria del BCE se sustenta en dos pilares y permite una línea de actuación prospectiva y a medio plazo respaldada por un marco analítico sólido. Dicho marco incluye un exhaustivo análisis de los avances monetarios y crediticios, teniendo en cuenta la naturaleza monetaria de la inflación en el medio y más largo plazo.

Creemos que este enfoque integral permite una toma de decisiones bien fundamentada y consistente, al mismo tiempo que es estable y va más allá de la volatilidad del corto plazo.

En lo que respecta a la dimensión exterior del euro, permítanme decir tan solo que nuestra moneda se ha arraigado a escala internacional. En 2009, el euro supuso, aproximadamente, un 30 % del stock de los empréstitos internacionales y del stock de las reservas mundiales en divisas.

Ya que hablamos de la dimensión exterior del euro, diré algo acerca de las cuestiones actuales sobre el tipo de cambio de divisas, un terreno en el que pediría una gran prudencia.

Existen dos temas principales. Uno es la relación entre las principales divisas convertibles flotantes de los países industrializados, como el dólar, el euro, el yen, la libra esterlina o el dólar canadiense. Estas divisas han estado flotando desde el hundimiento del sistema de Bretton Woods a comienzos de la década de 1970. Debo subrayar la firme opinión de la comunidad internacional de que la volatilidad excesiva y los movimientos desordenados en los tipos de cambio tienen unas implicaciones adversas para la estabilidad económica y financiera.

Permítanme decir que el BCE valora las recientes declaraciones de las autoridades estadounidenses, es decir, del Secretario del Tesoro estadounidense y del Presidente de la Reserva Federal, en las que reiteraban que a los Estados Unidos les interesa tener un dólar fuerte en relación con las demás principales divisas convertibles. Estoy totalmente de acuerdo. A los EE. UU., a Europa y a toda la comunidad internacional les interesa que el dólar sea creíble entre las principales monedas de las economías avanzadas.

El segundo tema hace referencia a las divisas de las economías de mercados emergentes que tienen superávit por cuenta corriente y unos tipos de cambio que no son lo suficientemente flexibles. A este respecto, la comunidad internacional está de acuerdo —y se repitió en Corea la semana pasada y lo constató la Comisión— en que a las economías emergentes y a la comunidad internacional les interesa que se avance hacia unos sistemas de tipo de cambio más determinados por el mercado, que se refuerce la estabilidad de los tipos de cambio para reflejar los aspectos fundamentales subyacentes y que se evite la devaluación competitiva de las monedas.

El BCE solía decir que no es un buen momento para la complacencia. Esto es hoy más cierto que nunca. Tenemos ante nosotros numerosos desafíos. Tanto las autoridades pertinentes como el sector privado deben asumir todas sus responsabilidades; y eso es así para el sector ejecutivo, los bancos centrales, los reguladores, los supervisores, el sector privado y la industria financiera. En concreto, la actual crisis ha demostrado claramente que tanto a los países de la zona del euro como a la propia zona del euro en su conjunto les interesa que se apliquen ambiciosas reformas de la gobernanza económica.

Las propuestas presentadas por el presidente Van Rompuy y aprobadas por el Consejo Europeo en la reunión de octubre de 2020 acerca de la reforma de la gobernanza económica de la UE suponen una mejora del actual marco de vigilancia a escala europea y parecen ser en general apropiadas para los países de la UE que no participan en la unión monetaria. Sin embargo, en lo que se refiere a los requisitos específicos de la zona del euro, en nuestra opinión, estos son insuficientes para garantizar el mejor funcionamiento posible de la economía de la moneda única.

Estoy convencido de que, en los próximos meses, el Parlamento Europeo ayudará a que Europa haga realidad el salto espectacular necesario en la gobernanza económica. A través de su papel legislativo en la supervisión financiera y la JERS, el Parlamento ha demostrado su determinación cuando se trata de cuestiones importantes.

Me gustaría aprovechar esta oportunidad para darles las gracias por ello y para expresar nuevamente mi convicción de que la influencia del Parlamento será decisiva en el debate sobre la gobernanza económica.

Otro desafío importante tiene que ver con la regulación financiera. Debemos sacar el mayor partido a las lecciones de la crisis y mantener el impulso para realizar reformas financieras. Como se defiende en su proyecto de resolución, es de la mayor importancia que se produzca una rápida aplicación de Basilea III. Las propuestas legislativas de la Comisión sobre la venta en corto y los derivados OTC también son indispensables para conseguir que el sistema financiero sea más transparente y elástico.

Nos enfrentamos a un año decisivo. En 2020 deberían producirse la aprobación del marco revisado sobre la gobernanza, debates en profundidad sobre el marco de la gestión de la crisis y, probablemente, la puesta en marcha del procedimiento para una modificación del tratado. Debemos lograr aplicar correctamente estas reformas, para que tanto Europa en su conjunto como la zona del euro puedan afrontar los desafíos futuros con una mayor capacidad y convicción.

2020 también será el primer año de existencia de la Junta Europea de Riesgo Sistémico. Tal y como se solicita en su proyecto de resolución, estamos haciendo todo lo posible para apoyar a este nuevo organismo. Al mismo tiempo, por supuesto, no se han modificado la total independencia y el principal mandato del BCE, consagrados en el Tratado de Maastricht, y ya he destacado esta cuestión ante el Parlamento.

Seguiremos cumpliendo con nuestro mandato, ya que eso es lo que el tratado nos exige. Pueden confiar en que cumpliremos con lo que nuestros conciudadanos esperan de nosotros.

Olli Rehn, Miembro de la Comisión. – Señor Presidente, permítame ante todo dar las gracias al ponente, Burkhard Balz, por su consistente y completo informe sobre el informe anual del BCE para 2009. La Comisión valora positivamente el informe, que refleja los aspectos fundamentales de forma correcta. El texto reconoce y elogia el trabajo realizado por el BCE a la hora de gestionar la crisis, y la Comisión comparte esta opinión. El BCE, bajo la dirección del presidente Jean-Claude Trichet, ha atravesado esta difícil situación con pericia y con mano firme.

Quiero aprovechar esta oportunidad para dar las gracias a Jean-Claude Trichet por su excelente cooperación y, especialmente, por su papel crucial durante estos tiempos turbulentos. El BCE ha sido decisivo, tanto a través de su posición supervisora como de sus medidas extraordinarias, en la lucha por superar la crisis y, así, sentar las bases para el crecimiento sostenible y la creación de empleo.

Su informe acierta al destacar que la crisis financiera ha expuesto la necesidad de una vigilancia económica reforzada en la zona del euro. La Comisión está de acuerdo y, por ello precisamente, hemos presentado varias propuestas legislativas para reforzar la gobernanza económica en la UE, especialmente en la zona del euro.

También hemos incluido varias sugerencias presentadas en el informe Feio para reforzar y ampliar la gobernanza económica en la Unión. La Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios ha recibido las propuestas de la Comisión y está trabajando en estos momentos para cumplir con la ambiciosa fecha de junio del año que viene; algo que agradezco y valoro positivamente.

Permítanme ahora que pase a la segunda parte del debate, es decir, las últimas novedades en los tipos de cambio internacionales. Es cierto que la volatilidad de los mercados de divisas ha aumentado en las últimas semanas y que se han producido importantes oscilaciones en el valor de los principales tipos de cambio bilaterales.

El euro se ha revalorizado frente al dólar desde junio de este año debido a unos datos más sólidos para la economía de la zona del euro y a una mayor expansión de la política monetaria estadounidense. Sin embargo, más recientemente, el euro se ha visto debilitado en cierto modo frente a la mayoría de las divisas a medida que la preocupación creciente por las finanzas públicas de los Estados miembros —especialmente de Irlanda— ha afectado al euro. En términos efectivos reales, el euro está ahora cerca de su media a largo plazo, tras una depreciación general este año que partió de un nivel sobrevalorado a finales del año pasado. En comparación con comienzos de año, la depreciación del euro en términos efectivos reales equivale a un 7 %.

En el contexto de una lenta recuperación en las economías avanzadas y de grandes flujos de capital hacia las economías emergentes, muchos países han intentado debilitar sus monedas o, al menos, recurrir a una no revaloración competitiva. Por consiguiente, es importante que los líderes de la Cumbre del G-20 celebrada en Seúl la semana pasada se hayan comprometido muy clara y firmemente a abstenerse de practicar las devaluaciones competitivas de sus divisas.

La Cumbre del G-20 también acordó seguir trabajando en el reequilibrio del crecimiento global. Se ha alcanzado un acuerdo para trabajar en las directrices indicativas. Está claro que la flexibilidad de los tipos de cambio debe desempeñar un papel en el necesario reequilibrio para que dichos tipos reflejen los aspectos económicos fundamentales, como ha destacado el presidente Trichet. La Comisión va a seguir apoyando esta línea de trabajo del G-20, que también será uno de los principales centros de atención de la presidencia francesa del G-20 del próximo año.

Por último, tengo que informarles de un acontecimiento importante relacionado con la zona del euro. Ayer, cuando el Consejo de Economía y Finanzas valoró positivamente la petición del Gobierno irlandés de ayuda financiera de la UE, los ministros estuvieron de acuerdo con la Comisión y el BCE en que la prestación de ayuda a Irlanda está garantizada para proteger la estabilidad financiera en Europa. El apoyo financiero de la UE se puede prestar bajo un programa con una rigurosa condicionalidad de las políticas que la Comisión y el FMI, coordinados con el BCE, están negociando en estos momentos con las autoridades irlandesas. El programa abordará, de manera decisiva, los desafíos fiscales de la economía irlandesa y también incluirá un fondo para posibles necesidades futuras de capital del sector bancario. Para corregir la tensión en el sector bancario, habrá que adoptar toda una serie de medidas, incluidas la reducción del nivel de endeudamiento y la reestructuración, para contribuir a garantizar que el sistema bancario irlandés cumple adecuadamente con su papel dentro del funcionamiento de la economía global.

Las conversaciones técnicas sobre un programa de la UE y el FMI están ya muy avanzadas y las negociaciones podrían terminar a finales de noviembre. Además de la financiación de la UE y del FMI, les puedo informar de que el Reino Unido y Suecia han indicado que están preparados para contribuir al programa mediante préstamos bilaterales; algo que se agradece.

En general, las decisiones de ayer son un paso fundamental hacia adelante en los esfuerzos conjuntos para estabilizar la economía irlandesa y, así, proteger la estabilidad financiera en Europa.

Jean-Paul Gauzès, en nombre del Grupo PPE. – (FR) Señor Presidente, señor Trichet, señor Comisario, Señorías, sin duda me uno a aquellos que alaban el trabajo del BCE y no voy a repetir lo que mi colega, el señor Balz, ha dicho ni lo que se mencionaba en la resolución. En el breve tiempo de que dispongo, me gustaría sencillamente decir que debemos tener en cuenta a nuestros conciudadanos.

¿Por qué digo esto hoy? Porque, ayer por la noche, en todos los canales de televisión franceses, un futuro candidato a presidente se puso en ridículo rasgando un billete de 10 euros que había fotocopiado y ampliado, mostrando que, al romper ese billete, ponía fin a todos nuestros males.

Por supuesto, eso no es cierto. Lo único que hace falta es que, todos juntos, hagamos un esfuerzo por comunicarnos. El trabajo realizado en términos de supervisión, organización y regulación, al que se ha referido el señor Presidente, es excelente. Sabe que cuenta con el apoyo del Parlamento: usted mismo lo ha dicho. Sin embargo, tenemos una dura tarea en nuestras manos para explicar los mensajes que se transmiten a aquellos de nuestros conciudadanos que no los entienden.

Todos los días, los titulares de prensa hablan de unas soluciones cada vez más crudas y de situaciones poco probables y les puedo decir que, el viernes, cuando estuve sobre el terreno, como solemos decir en política, vi a entre 100 y 150 personas. Todas me preguntaron lo mismo: ¿qué va a pasar con el euro? El miedo que sienten nuestros conciudadanos no sintoniza con lo que se está haciendo, y haciendo bien, desde el Banco Central Europeo.

George Sabin Cutaş, en nombre del Grupo S&D. – (RO) Señor Presidente, ante todo, me gustaría dar las gracias al ponente, el señor Balz, por su cooperación. También valoro positivamente que el Banco Central Europeo haya recibido el estatus de una institución de la UE tras la entrada en vigor del Tratado de Lisboa.

En segundo lugar, me gustaría señalar que existen considerables discrepancias macroeconómicas entre las economías de la zona del euro, lo que destaca la necesidad de una mayor armonización entre las políticas económica y monetaria. El Pacto de Estabilidad y Crecimiento no es un instrumento adecuado para resolver los actuales desequilibrios económicos. Una solución para salir de este punto muerto podría ser la emisión de deuda pública a escala europea. Este mecanismo de solidaridad ofrecería una financiación estable a los Estados miembros en una situación desesperada, volvería más eficaz la supervisión presupuestaria y mejoraría notablemente la liquidez. La moneda única debería complementarse con un ajuste fiscal y una deuda conjunta a largo plazo.

El imprudente comportamiento de los operadores financieros ayudó a desencadenar la crisis económica y financiera. Además, los recientes ataques especulativos contra ciertos Estados miembros han dificultado que estos reciban préstamos de los mercados financieros internacionales, lo que prácticamente ha afectado a la estabilidad de toda la zona del euro. Por consiguiente, creo que hace falta un mecanismo permanente que proteja a la zona del euro de los ataques especulativos. Corresponde a la Comisión Europea supervisar la actividad de las actuales agencias de calificación crediticia y concebir una estructura para una agencia de calificación crediticia de ámbito europeo.

También debemos tener presente que las medidas de austeridad aprobadas por los gobiernos nacionales podrían reducir de manera significativa la probabilidad de recuperación de la economía europea. Es por ello que hace falta un modelo de gobernanza económica a escala europea que combine la consolidación fiscal con la creación de nuevos puestos de trabajo.

La Comisión debe además proponer objetivos específicos para reducir la diferencia en la competitividad entre las economías de la UE y, por último pero no menos importante, seguir adelante con las inversiones en la energía verde.

Sylvie Goulard, en nombre del Grupo ALDE. – (FR) Señor Presidente, señor Comisario, antes de nada, me uno a las alabanzas a nuestro ponente, que creo que ha resumido esta cuestión con gran claridad.

En su informe, destaca las innovaciones que ofrece el Tratado de Lisboa y quiero darle las gracias, señor Trichet, por haber recordado una vez más esta tarde a aquellos de nosotros —incluidos, por cierto, aquellos que lo firmaron y lo ratificaron— que parecen desconocer que el Tratado de Lisboa incluye una innovación importante: vamos a poder debatir públicamente, en esta Cámara, la reforma del Pacto de Estabilidad.

Bajo la dirección del señor Rehn, la Comisión ha esbozado un conjunto de propuestas que van en la dirección correcta y son bastante atrevidas, especialmente al pedir que se refuerce la disciplina teniendo en cuenta los desequilibrios macroeconómicos que, de hecho, ha mencionado el señor Balz en su informe. Es más, usted, señor Trichet, se refirió en varias ocasiones a un «salto espectacular», en otras palabras, a un verdadero paso hacia adelante en esta gobernanza.

Estoy totalmente de acuerdo con lo dicho por el señor Gauzès; cuando uno está sobre el terreno, uno casi se plantea si las propuestas presentadas por la Comisión en septiembre son realmente relevantes, si habría que tener en cuenta la crisis actual para permitir que se avance lo máximo posible. Me gustaría señalar aquí que aquellos que diseñaron el euro nunca pensaron que sencillamente nos limitaríamos a coordinar las políticas económicas a largo plazo. Lo que se pretendía era la unión política, a saber, una capacidad para adoptar decisiones con la supervisión del Parlamento.

Por mi parte, lo que me resulta bastante chocante, cuando hablo con los ciudadanos, es que, en última instancia, tenemos unos conductores —los Estados miembros— que están, al mismo tiempo, detrás del volante y en el arcén de la carretera cumpliendo la labor de los policías. Así es como funciona en realidad el actual sistema; en otras palabras, somos, al mismo tiempo, el conductor, la persona que pone las multas y la persona que debe supervisar a los demás coches. No creo que exista ningún país con un tráfico como este. Por consiguiente, nos gustaría aumentar el coste de las multas un poco y trabajar en esa dirección. Gracias por habernos recordado que ya lo hemos hecho en la práctica, en lo que se refiere a la reforma de la supervisión financiera, en defensa del interés general europeo.

Sven Giegold, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (DE) Señor Presidente, en primer lugar, en nombre de mi Grupo, me gustaría dar las gracias al señor Balz por la forma cooperativa en que se produjeron nuestras deliberaciones. Pudimos contribuir con varias sugerencias para hacer que este informe fuese aún más equilibrado. El período 2009-2020 se ha caracterizado por las medidas extraordinarias adoptadas por el Banco Central Europeo y, a la vista de estos acontecimientos económicos extraordinarios, me gustaría dar las gracias una vez más al señor Trichet por haberlas adoptado, especialmente puesto que no fueron siempre bien recibidas dentro de su propia institución.

Durante este período hemos visto que el Pacto de Estabilidad y Crecimiento no es adecuado. Por el contrario, necesitamos una coordinación eficaz de la política económica que tenga en cuenta no solo la deuda pública, sino también la deuda privada y que afronte los desequilibrios económicos no solo en los países deficitarios, sino también en los países con superávit. En lo que se refiere a los precios, tenemos que centrarnos no solo en los precios de consumo, sino también en los precios de los inmuebles, en su desarrollo especulativo y en la creación de burbujas.

Ante todo —y es algo que pedimos constantemente—, necesitamos, de una vez por todas, un marco para la competencia fiscal en la Unión Europea. Es inaceptable que contemos con enormes programas de austeridad, en lo que se refiere al gasto, mientras que los países siguen libres de la competencia fiscal, en lo que se refiere a los ingresos.

Concretamente, es inaceptable —e imposible de explicar a nuestros ciudadanos— que, en una situación como en la que nos encontramos ahora, estemos rescatando a los bancos irlandeses y no nos aseguremos, al mismo tiempo, de que su tasa escandalosamente baja del impuesto de sociedades (12,5 %) se corrija hasta la tasa habitual en Europa del 25 %. Debemos hablar claro.

También me gustaría pedirle al señor Trichet que comente dos aspectos del informe: la cuestión de la transparencia, tal y como se menciona en el apartado 21, y la cuestión de la garantía aceptada, tal y como se menciona en el apartado 39. Todavía no ha comentado estas cuestiones. En nombre de todos los ponentes y ponentes alternativos, le estaría agradecido si pudiese comentar específicamente estos asuntos.

Kay Swinburne, en nombre del Grupo ECR. – Señor Presidente, me gustaría felicitar al señor Balz por su informe. Sin embargo, en un momento en el que el euro se enfrenta a nuevas crisis cada día y está generalmente aceptado que hacen falta nuevas formas de gobernanza y nuevas normas para sobrevivir, es difícil para el BCE intervenir sin tener presentes las cuestiones globales.

No obstante, ese podría ser precisamente el problema. Hasta ahora, la mayoría de los principales actores han logrado trabajar juntos para buscar soluciones a los problemas de la crisis financiera mundial. La coordinación en áreas de la reforma normativa de los servicios financieros, especialmente en áreas como los productos derivados, no ha tenido precedentes. Pero, cuando se defiende a las monedas nacionales frente a los bancos multinacionales, existe un grave peligro de que la coordinación multilateral se resquebraje.

Si el BCE desea proteger al euro por encima de todo, la Reserva Federal proteger al dólar y los chinos al yuán, todos saldremos perdiendo.

Desde su creación, el BCE ha asumido la difícil tarea de equilibrar las diferentes culturas y métodos de política monetaria. Confío en que, incluso aunque esté sometido a una intensa presión interna, pueda aprovechar su experiencia en estas áreas para incrementar la cooperación más allá de la UE, a escala mundial.

PRESIDE: Silvana KOCH-MEHRIN
Vicepresidenta

Jürgen Klute, en nombre del Grupo GUE/NGL. – (DE) Señora Presidenta, me gustaría empezar expresando mi más sincero agradecimiento al señor Balz por esta cooperación tan constructiva. Sólo me cabe enfatizar que, a pesar de provenir de posturas diferentes, el trabajo conjunto fue una experiencia positiva.

Mucha gente creyó —y me gustaría subrayarlo nuevamente— que la crisis en la zona del euro había terminado. Irlanda demuestra que no es así. Al igual que antes, Europa se ofrece voluntariamente a los mercados financieros. Los Estados miembros de la UE siguen teniendo que ofrecer sus bonos del Tesoro en el bazar de los mercados financieros e intentar ganar la confianza de los especuladores mediante la adopción de paquetes de austeridad suicidas. Este fin de semana hemos visto de nuevo adónde nos lleva esto. En esta ocasión no fueron los griegos, que supuestamente pretendían engañar a todo el mundo, sino Irlanda —el alumno aventajado— la que se vio obligada a recurrir al fondo de rescate para socorrer a su sistema bancario —un sistema que durante mucho tiempo se mostró como un brillante ejemplo de la desregulación—.

Mientras tanto, el sector financiero ya ha puesto en su punto de mira a Portugal para que capitule, puesto que sus tipos de interés siguen subiendo. El Banco Central Europeo debe asumir parte de la responsabilidad en este drama. No ha logrado y sigue sin conseguir usar los eurobonos para ofrecer una alternativa civilizada a este enfoque de casino. Mientras que media Europa se recupera de la crisis, el BCE permanece de brazos cruzados mientras que la otra mitad se hunde cada vez más en la pobreza y la incertidumbre. Los recortes ruinosos generales en las economías nacionales puede que satisfagan a los gigantes europeos de la banca y las inversiones, pero no hacen nada para ayudar a Irlanda, ni a la unión monetaria, ni al BCE.

Señor Trichet, preste atención al abecé financiero simplificado de la señora Merkel. Si quiere salvar a la unión económica y monetaria, no deje a los bonos del Tesoro europeos flotando en el aire. Presente los eurobonos antes de que los especuladores se hagan con su próxima víctima.

(El orador acepta responder a una pregunta formulada de acuerdo con el procedimiento de la «tarjeta azul» en virtud del artículo 149, apartado 8, del Reglamento)

Hans-Peter Martin (NI). – (DE) Señora Presidenta, quería preguntarle al señor Klute cómo se puede reconciliar su propuesta de bonos del Tesoro a escala europea y eurobonos con la actitud del Tribunal Constitucional Federal alemán sobre estas cuestiones. También me gustaría saber cuál cree que sería el resultado si se presentase este tipo de medida ante el Tribunal Constitucional Federal alemán de Karlsruhe.

Jürgen Klute (GUE/NGL). – (DE) Señora Presidenta, admito que eso es algo difícil de evaluar. No puedo ofrecer una respuesta improvisada en estos momentos. Sin duda, es una situación delicada, pero creo que las cosas han avanzado tanto que sería posible replanteárselo. Lo siento, pero no puedo ofrecer una respuesta improvisada a esa pregunta.

John Bufton, en nombre del Grupo EFD. – Señora Presidenta, leí el informe de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios sobre el informe anual del Banco Central Europeo con gran interés. El informe reconoce que las enormes disparidades entre los Estados miembros de la zona del euro contribuyeron a los problemas que estamos presenciando. El informe afirma que «estos desequilibrios plantean dificultades considerables para realizar una política monetaria adecuada en el seno de la zona euro» y reitera que «la crisis financiera en algunos países de la zona euro constituye un serio problema para la zona euro en su conjunto», lo que refleja esta «disfunción en la zona».

Hago un gran esfuerzo por encontrar sentido a pedir una mayor coordinación de las políticas económicas dentro de la zona del euro. La reacción instintiva ha sido aumentar la gobernanza económica, pero son las limitaciones de la perspectiva común aplicada las que han llevado a Estados miembros concretos a la crisis financiera, combinadas con razones externas todavía fuera de nuestro control. Quizás el sistema no permita la elasticidad económica y la autodeterminación necesarias para que los gobiernos puedan abordar los problemas idiosincráticos, como los índices de inflación, de forma eficaz.

El informe aclara este punto al señalar que la crisis y las subsiguientes operaciones de rescate de los bancos y paquetes de estímulo económico, han «dado lugar a medidas de austeridad de largo alcance que [. ] limitan en gran medida la capacidad de los gobiernos para actuar».

Un argumento es que no se puede tener una moneda única sin una mayor homogeneización para eliminar las diferencias entre los Estados miembros y los niveles de riqueza. Sin embargo, cualquier persona realista sabe que eso no va a suceder. Va en contra de la naturaleza humana, que lógicamente debería relucir en una democracia, por muy inconveniente que resulte.

¿Está la zona del euro lista para Estonia en enero? Me asombra la declaración de que «la adopción del euro por Estonia muestra la solidez del euro», sugiriendo que esto «alentará a los [demás] Estados miembros a tratar de adherirse».

Ese aferrarse ideológicamente al euro supondrá que resurjan los problemas monetarios en muy poco tiempo y la caída. Una moneda única sólo funciona en un entorno federal muy unido. Quizás, al ser esta la intención última de la Comisión, hayan puesto antes el carro que los bueyes.

Aunque el Reino Unido no está en la zona del euro, sufrimos los efectos de contribuir a las operaciones de rescate y, a través de la economía intrincadamente entrelazada dentro de la Unión, no tiene sentido esperar al momento del «ya te lo dije». Ya ha quedado atrás.

Hans-Peter Martin (NI). – (DE) Señora Presidenta, estaría bien que se pudiera presentar este informe del señor Balz sujeto a una restricción: una restricción relativa a las memorias. Creo que aprenderíamos mucho más si nos presentase el capítulo sobre los años 2008-2009 desde su punto de vista, señor Trichet. A falta de ese conocimiento, nos movemos a oscuras y hay razones para creer que hay muchas circunstancias externas que desconocemos en estos momentos. No obstante, usted ha declarado que las medidas de financiación a largo plazo se han vuelto a ampliar, señor Trichet. Quizás eso sea algo positivo. La historia nos demostrará si fue realmente una buena idea. No siempre tenemos que señalar con el dedo directamente a Alan Greenspan.

Hay algo que me preocupa: a nuestros ciudadanos sencillamente no se les dice para qué se está usando realmente esta ayuda a la liquidez y la falta de transparencia en lo que respecta a la forma en que se está obligando a los irlandeses —en opinión de mucha gente— a aceptar este paraguas. Sabemos que Irlanda ya ha recibido 130 000 millones de euros, 35 000 de los cuales se han ido a la filial de una empresa alemana: Hyporealestate. ¿Por qué se presiona tanto en estos momentos? ¿Por qué no estamos en condiciones de decir quiénes son los verdaderos acreedores de los bancos irlandeses? ¿Es mi seguro de vida con Allianz? ¿Son, de hecho, los bancos alemanes, como siempre se ha defendido? Si es así, ¿no estamos teniendo el debate equivocado aquí? En ese caso, deberíamos ser lo bastante honestos para decirle a nuestros ciudadanos que es a ellos a los que estamos rescatando, que puede tratarse de tu propio dinero, que cometiste el error de invertir en Irlanda, en un mundo bancario construido sobre unos pilares falsos. Esto, por supuesto, también plantea la pregunta de si todos los bancos irlandeses son realmente fundamentales para el sistema. ¿Por qué no tenemos el valor de aceptar que uno u otro quebrarán? La solución de Leman Brothers no puede ser siempre la respuesta. Necesitamos que los riesgos se distribuyan de forma justa, porque una gran proporción de las ganancias anteriores fueron, sin lugar a dudas, a parar al sector privado.

Ildikó Gáll-Pelcz (PPE). – (HU) Señora Presidenta, en primer lugar, me gustaría felicitar al ponente por el magnífico trabajo realizado. Puesto que el Parlamento Europeo es la principal institución a través de la que el Banco Central Europeo rinde cuentas a los ciudadanos europeos, me alegra mucho la participación del presidente Trichet en este pleno y que, con regularidad, debata cuestiones monetarias con la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios.

La economía financiera es global por naturaleza. La crisis también es global. Precisamente por ello, las soluciones a la crisis deben ser también globales. No podemos ignorar el hecho de que los problemas económicos y financieros de los Estados miembros siguen afectando al euro en todos sus aspectos. Nuevamente, estoy de acuerdo con el ponente. Por desgracia, la UME no ha cumplido ni ha exigido que los Estados miembros cumplan con todos los principios del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Es por ello que hablamos del aumento de la deuda de los Estados y que vemos ahora una nueva oleada de la crisis, la crisis de la deuda de los Estados.

Confío en que las cuestiones relativas a la independencia del BCE y a su responsabilidad en la toma de decisiones se resuelvan de forma tranquilizadora, y que esto, junto al programa de reformas que tiene por objetivo crear una unión económica satisfactoria, ayudará a fortalecer a la Unión Europea y a la zona del euro dentro de aquella. Estoy segura de que podemos aprender de la crisis y de nuestros errores y de que la crisis creará oportunidades para nosotros.

Robert Goebbels (S&D). – (FR) Señora Presidenta, Señorías, el euro está experimentando problemas, pero ¿qué moneda convertible no los está padeciendo tras la crisis sistémica provocada por las finanzas locas?

La deuda estatal es un grave problema. Sin embargo, el incremento de los déficits públicos es el resultado de la operación de rescate público de los bancos privados. Es más, la economía necesitaba ser reactivada. La crisis financiera se ha expandido rápidamente a la economía real, provocando una caída y un desempleo repentinos.

Parece que el mundo de las finanzas locas no ha aprendido de la crisis. Los supervivientes de Wall Street y de la City están especulando en los mercados de divisas y están vendiendo en corto permutas de riesgo de crédito que ni siquiera tienen. Hay que subir los tipos de interés en préstamos en el caso de los Estados que podrían quebrar mediante la imposición indirecta de políticas de austeridad en ellos, lo que hará que les cueste más recuperarse.

La solidaridad europea se está demostrando con dificultad y moderación. La operación de rescate de Grecia significa, ante todo, el rescate de los bancos franceses y alemanes que poseían una importante cartera de deuda griega. La ayuda ofrecida a Irlanda es, ante todo, una operación de rescate de los bancos británicos y alemanes que sufrirían enormemente si los bancos irlandeses se hundieran.

El hecho de que el cambio del euro siga siendo volátil no es un indicio de que la moneda común es débil. Es un reflejo de la tensión en los mercados, especialmente frente a una guerra de divisas entre los estadounidenses y los chinos.

Desde principios de año, China ha dejado de aceptar préstamos en dólares y los ha estado vendiendo. La situación fiscal en los Estados Unidos es peor que la de Europa. Además de los déficits públicos federales, existen numerosos déficits privados. Un total de 48 de los 50 estados de Estados Unidos tiene un presupuesto deficitario.

El señor Van Rompuy habló de la lucha del euro por sobrevivir. Se equivoca. El euro, ese modelo de estabilidad que el señor Trichet acaba de mencionar, sobrevivirá al señor Van Rompuy, porque la Unión y su estructura de apoyo, el Grupo del Euro, son la unidad económica más importante del mundo. A pesar de los problemas reales, a los que Europa está respondiendo con titubeos continuos, cabría señalar que, a escala mundial, los 27 son los mayores exportadores de productos, los mayores importadores de productos y los mayores exportadores de servicios.

Tenemos el mercado interno más solvente del mundo. Es más, las empresas europeas exportan el doble dentro del mercado interno de lo que exportan a los mercados del resto del mundo. La Unión es el principal destino de las inversiones directas de terceros países. Las empresas de la Unión poseen las mayores carteras de inversión del mundo.

Con 500 millones de ciudadanos, o el 7 % de la población mundial, la Unión genera el 30 % del producto bruto mundial. Los EE. UU. generan el 25 %, Japón el 8 % y China el 8% del producto mundial.

Nuestra Unión Europea, que también ofrece el 55 % de la ayuda mundial al desarrollo, podría tener una mayor influencia si nuestros líderes tuviesen un poco más de valentía política, si utilizasen la fuerza de Europa.

Para terminar, diré que hace falta imponer un marco estricto y transparente en las finanzas internacionales. Debemos trabajar juntos para superar nuestros problemas.

Sophia in ‘t Veld (ALDE). – Señora Presidenta, como ha subrayado nuestro colega el señor Gauzès, algunas personas odian el euro; lo ven como la fuente de todo mal y se alegran ante la perspectiva de un hundimiento de la zona del euro. Sin embargo, estas personas se equivocan y viven en el pasado. Los problemas actuales no están provocados por el euro; por el contrario, el euro nos protege de problemas aun mayores. Necesitamos la moneda común y también necesitamos una gobernanza adecuada en la zona del euro; una cooperación flexible basada en la unanimidad ya no es una opción.

Señorías, estamos en un barco con un agujero gigante en el costado; toca hundirse o nadar en estos momentos. No obstante, los gobiernos nacionales parecen pensar todavía que basta con crear grupos de acción y de trabajo y con hablar de la posibilidad, quizás sí, quizás no, de buscar una mayor cooperación. Las buenas noticias son que parecen estar actuando con mayor decisión y rapidez en el caso de Irlanda, porque hacen falta unas medidas rápidas, que son valoradas muy positivamente. No se trata de rescatar a países concretos: se trata de la credibilidad de la zona del euro. Se trata de que el mundo nos está poniendo a prueba.

¿Tenemos la voluntad y la capacidad de actuar? La confianza del mundo en la zona del euro es fundamental para la estabilidad de nuestra moneda; el dinero de nuestros bolsillos depende de la confianza que los demás tienen en nosotros. Por consiguiente, insto a los políticos nacionales a que dejen de jugar la carta populista, o de hecho de romper billetes de euro en público, para, por el contrario, asumir la propiedad y la responsabilidad de nuestra moneda compartida.

Por último, unas palabras sobre las medidas de austeridad. Han sido muy criticadas y hay quien incluso dice que van a perjudicar a la economía. Por supuesto, tenemos que actuar con cuidado, pero estas medidas son necesarias para sanear las finanzas públicas a largo plazo y también son una señal de solidaridad entre los países de la zona del euro. Creo que deberíamos hablar no solo del gasto, sino también de los ingresos, porque estos también necesitan, desde hace mucho, reformas —ya sean del mercado de trabajo, las pensiones o la seguridad social—.

Peter van Dalen (ECR). – (NL) Señora Presidenta, el Banco Central Europeo no ha conocido un año tan lleno de acontecimientos como 2009 desde la introducción del euro. Tratar de resolver la crisis ha costado mucho esfuerzo y todavía no se ha acabado. Creo que deberíamos adoptar un mejor y más sólido enfoque para afrontar la crisis. La creación del Fondo Europeo de Emergencia no es una solución estructural. Seguiremos teniendo enormes deudas que países como Grecia o Irlanda nunca van a poder pagar. Sin embargo, lo que realmente ayuda son la disciplina presupuestaria rigurosa y estricta y las multas automáticas que la acompañan. Por suerte, el informe del señor Balz es muy claro a este respecto. El Consejo debería adoptar el mismo enfoque a la hora de adaptar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Hacen falta recortes si queremos superar la crisis. La mayoría de esta Cámara también debería aplicar este principio al presupuesto europeo. La aceptación de la subida del 2,9 % en el presupuesto ya es un compromiso muy amplio. Ningún ciudadano va a entender que el Parlamento quiera todavía más y nuevos compromisos. Por consiguiente, ¡no lo hagan!

Jaroslav Paška (EFD). – (SK) Señora Presidenta, según las actas de las negociaciones celebradas entre los ministros de economía de la zona del euro a comienzos de septiembre de este año, publicadas por la agencia Reuters, usted, señor Trichet, parece haber declarado que si hubiera sabido que Eslovaquia no habría aceptado ofrecer ayuda financiera voluntaria al Gobierno griego, nunca habría aprobado que se aceptase a Eslovaquia en la zona del euro. El proyecto en cuestión tenía por objetivo proteger a las grandes instituciones financieras de las importantes pérdidas generadas por la incapacidad de Grecia para pagar sus deudas y, por lo que recuerdo, usted hizo referencia explícita a ello como una manifestación de solidaridad voluntaria.

Quizás, señor Presidente, en sus actividades diarias tratando con miles de millones de euros, no le haya llamado la atención que la cantidad de dinero que usted recibe cada mes para cumplir con su función basta para cubrir los gastos básicos mensuales de casi 100 familias en mi país.

Señor Trichet, si cree realmente que esas familias que viven con 600 o 700 euros al mes, o los jubilados que viven con 300 euros al mes, debería reducir aún más su consumo diario de alimentos sólo para que sus colegas de los bancos y los fondos financieros puedan mantener sus beneficios, pagar grandes bonificaciones y permitirse cantidades aún más grandes de caviar, entonces no pida solidaridad.

Sé que la situación en Europa es muy compleja, pero Eslovaquia no es, sin duda, un país que usted esté en condiciones de criticar.

Elisa Ferreira (S&D). – (PT) Señora Presidenta, la intervención en Irlanda demuestra, en última instancia, que la UE debería haber encontrado una solución común para los bancos europeos, especialmente los grandes bancos, casi antes de haber abordado cualquier otro asunto. En la práctica, hoy estamos debatiendo abiertamente el fracaso de los Estados, pero seguimos sin tener una clara propuesta para ofrecer una solución a los bancos europeos.

La intervención en Grecia y la forma en que se ha producido demuestran que Europa necesita soluciones europeas, y la solución identificada hasta el momento se basa principalmente en la ayuda bilateral, por la cual cualquier país está sometido al juicio de sus socios en base a criterios que no son ni claros ni estables. El Banco Central Europeo (BCE) ha actuado como un ancla en esta situación, tapando algunos de los huecos, especialmente en lo que se refiere a la vulnerabilidad de la deuda pública. Sin embargo, no se equivoquen: no podemos seguir así a medio plazo.

Por consiguiente, le plantearía al Presidente del BCE estas tres preguntas: En primer lugar, ¿cuál es la postura del BCE con respecto al modelo estable para construir un verdadero sistema de solidaridad entre los Estados miembros en lo que se refiere a la deuda pública? Lo necesitamos y no deberíamos negarnos a afrontar la realidad. En segundo lugar, ¿cuáles fueron las diferencias, si es que podemos identificarlas, que llevaron al BCE a no apoyar todas las recomendaciones del informe presentado por el grupo de acción dirigido por el señor Van Rompuy? Y en tercer lugar, ¿cree el BCE que la UE puede sobrevivir con la cada vez mayor divergencia de crecimiento sufrida por los Estados miembros y sin un instrumento común que restaure cierta convergencia en estas estrategias de crecimiento?

Seán Kelly (PPE). – (GA) Señora Presidenta, en tanto que representante de Irlanda, no puedo decir que me sienta demasiado orgulloso de lo que está sucediendo en estos momentos en mi país. Sin embargo, estoy seguro de que la mayoría de nuestros ciudadanos quieren que se haga todo lo que sea necesario para corregir lo que está mal.

Y hacen falta dos cosas para corregir lo que está mal en Irlanda. En primer lugar, por desgracia, hemos tenido que pedir la ayuda del BCE y del FMI a corto plazo. En segundo lugar, y más importante, la estructura supervisora de las autoridades en Europa tiene que funcionar de forma eficaz para que la íntima relación entre los bancos arriesgados, los reguladores aletargados y los gobiernos débiles no se repita en el futuro. En tercer lugar, sólo quiero pedirle a la gente que dejen un poco el tema del impuesto de sociedades porque, primero, es una cuestión de subsidiariedad; segundo, otros países de la UE tienen tasas similares; y tercero, supondría exacerbar una situación muy difícil en Irlanda en estos momentos.

(GA) Por tanto, sé que los irlandeses están impacientes por ponerse a ello y que las cosas mejorarán llegado el momento.

Proinsias De Rossa (S&D). – Señora Presidenta, el Comisario Rehn y el señor Trichet nos han ofrecido más información hoy aquí que el Gobierno irlandés, que nos ha engañado y nos ha mentido durante meses. Han estado más preocupados por defender su legado histórico que por defender el futuro de los sustentos de nuestros ciudadanos, y desde luego el de Irlanda y el de la moneda europea.

Esta noche apelo al Comisario Rehn y al señor Trichet a que se aseguren de que el marco temporal de la ayuda y que los objetivos de déficit y deuda tienen en cuenta los objetivos sociales de Europa, además de la necesidad de asegurar que la capacidad de Irlanda de generar crecimiento económico y empleo no se ha socavado.

¿Podría confirmar también que comprende perfectamente que el incremento del impuesto sobre los beneficios de las impresas hasta el 12,5 % en Irlanda no es una solución a la crisis de ese país, ni desde luego a la crisis europea, sino que podría, de hecho, generar un páramo económico y laboral en Irlanda?

Olle Schmidt (ALDE). – (SV) Señora Presidenta, me gustaría dar las gracias a los señores Trichet y Rehn por su excelente trabajo en estos tiempos turbulentos. Tengo una pregunta muy concreta para ambos. En mi país, que no pertenece a la zona del euro, se está produciendo un debate en estos momentos con afirmaciones similares a esta: «Esto demuestra precisamente lo que dijimos cuando votamos contra el euro en 2001. Demuestra que teníamos razón; el euro no puede funcionar».

Por supuesto, esta es una afirmación que no se sostiene. Por consiguiente, les planteo una pregunta. Creo que es una cuestión fundamental y una responsabilidad clave de ustedes dos el explicar por qué Europa y la zona del euro han acabado teniendo estas dificultades. ¿Se debe a que la zona del euro y la moneda común tienen problemas? ¿O se debe a que tenemos una serie de políticos en los países concretos, en otras palabras, en países como Irlanda, Portugal, España y Grecia, que en realidad no han hecho su trabajo? Señores, tienen que explicar esto. De lo contrario, nunca seré capaz de explicarlo cuando vuelva a mi país.

Joe Higgins (GUE/NGL). – Señora Presidenta, me gustaría plantear una pregunta al señor Trichet. En su condición de Presidente del Banco Central Europeo, ¿por qué ha capitulado totalmente, junto a la Comisión Europea, ante los especuladores y los diversos tiburones de los mercados financieros internacionales? Ustedes les han permitido que tramaran un pánico en los mercados a raíz de la crisis irlandesa —un pánico diseñado para obligarles a intervenir para garantizar a los tenedores de obligaciones los miles de millones que apostaron en deudas incobrables—. Debido a que les amenazaron con atacar a Portugal y España a continuación, usted y el Comisario Rehn capitularon totalmente ante la dictadura de un mercado que no ha sido elegido, que no tiene rostro y al que no se le puede exigir responsabilidades.

¿Podría usted justificar esto? Los especuladores privados y los tenedores de obligaciones apostaron decenas de miles de millones en tratos privados con promotores privados y banqueros privados en Irlanda para obtener un beneficio privado, y cuando perdieron la apuesta, ustedes apoyaron al patético gobierno irlandés para cargar a la clase trabajadora, a los jubilados y a los pobres con el coste de esta apuesta. Ahora han enviado al FMI como tropa de choque para que el capitalismo neoliberal obligue a los irlandeses a pagar.

Desde el punto de vista moral, y desde cualquier otro, no deberían pagar y deben resistir este ataque catastrófico a sus servicios, sus niveles de vida y su democracia.

Gerard Batten (EFD). – Señora Presidenta, mis electores de Londres simplemente no se pueden permitir las 288 libras esterlinas que se calculan por familia como su parte de la contribución al rescate de 7 000 millones para Irlanda. Los irlandeses son los responsables de su propia desgracia: su gobierno dirigió mal su economía y alimentó un boom inmobiliario que no tenía nada que ver con la realidad. Pero, lo peor de todo, es que se unieron a la moneda única europea.

El primer paso para resolver sus problemas es abandonar el euro; por el contrario, Irlanda ha elegido someterse a la gobernanza financiera de la Unión Europea. Cuanto más tarde en abandonar el euro, peores serán las consecuencias de la salida. Lo mismo cabe decir, por supuesto, de Portugal, Italia, España y Grecia, además de otros. Lo único sensato que hizo el anterior gobierno laborista, al que no se echa de menos, fue mantener a Gran Bretaña fuera del euro. Una cosa sensata que el gobierno de coalición puede hacer es dejar de inyectar más dinero en malas inversiones.

Mairead McGuinness (PPE). – Señora Presidenta, el señor Batten tiene razón. El Gobierno irlandés ha gestionado muy mal nuestro país y es un día triste para el pueblo irlandés en el que se nos menciona en esta Cámara en estas circunstancias concretas. Pero estamos en una situación en la que necesitamos solidaridad. Quizás el señor Batten no entienda esa palabra o que Irlanda necesita a Inglaterra de la misma forma que Inglaterra necesita a Irlanda y a su economía.

No debemos olvidar que estamos muy interconectados.

Permítanme varias preguntas. Y es que, en estos momentos emocionales, necesitamos mantener la cabeza fría y manejar información clara.

¿Dónde están esta noche las pruebas de resistencia, cuando los bancos irlandeses parecen haber dado totalmente de sí y estar estresados?

En segundo lugar, hay una pregunta a la que debe contestar el BCE sobre cuál es su mandato. Creo que se insinuó en las observaciones iniciales, porque existen relaciones interconectadas entre todos los bancos. Esos bancos de Alemania, Francia y otros países que invirtieron en los bancos irlandeses deben analizar lo que hicieron y por qué lo hicieron.

Por último, esta noche hay inestabilidad política en Irlanda. Es lamentable, pero también necesario, que tengamos unas elecciones generales.

Liisa Jaakonsaari (S&D). – (FI) Señora Presidenta, Robert Schuman, fundador de la UE, dijo que la Unión Europea iba a crecer a través de una serie de crisis y que el desarrollo podría no ser rápido, ya que hay numerosas crisis a nuestro alrededor. Esto supone un enorme desafío para el sistema político de la Unión Europea y de los Estados miembros.

Debe señalarse que los problemas de Irlanda se deben en parte a que el país tiene un gobierno débil. La clase política tiene que tener cuidado en estos momentos para que el remedio no sea peor que la enfermedad. Por ejemplo, el representante del Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea dijo aquí que la tasa sobre el impuesto de sociedades en Irlanda debería alcanzar los niveles europeos, pero eso podría, en realidad, suponer un golpe mortal para Irlanda, su crecimiento y su empleo. La idea es recuperar el dinero, en forma de crecimiento y empleo en Irlanda, y no castigar al país. Es necesario ayudar a Irlanda, no castigarla.

Wolf Klinz (ALDE). – (DE) Señora Presidenta, señor Trichet, todos sabemos que la principal tarea del Banco Central Europeo es garantizar la estabilidad monetaria y que la mejor forma de conseguirlo es la independencia política. Siempre le hemos apoyado en lo que a esto se refiere.

Las crisis de los dos últimos años han demostrado que tiene otra responsabilidad: asegurar la estabilidad del sistema y de los mercados financieros. Usted ha asumido también esta tarea con profesionalidad y de manera convincente. Sin embargo, para ello, ha tenido que aceptar estar ligado a los gobiernos afectados. En otras palabras, no ha podido actuar con total independencia política; por el contrario, ha tenido que trabajar con los gobiernos.

Me interesaría saber cómo le gustaría modificar esta función en el futuro para garantizar, ante todo, su independencia y, en segundo lugar, que pueda seguir cumpliendo con esta tarea de forma adecuada sin que los gobiernos exploten esta oportunidad para, de hecho, socavar su independencia.

Ilda Figueiredo (GUE/NGL). – (PT) Señora Presidenta, los desequilibrios y las disparidades entre las economías de la zona del euro se están agravando a pesar de todas las promesas y propuestas, y surge la siguiente pregunta: ¿no creen que ha llegado el momento de revisar las políticas? ¿No ven que, al insistir en que los países con unas economías tan débiles se adhieran estrictamente a los criterios irracionales del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, se están provocando unas disparidades, unas desigualdades, un desempleo y una pobreza aún mayores?

¿No creen que es hora de prestar atención a la sostenibilidad social? Un ejemplo lo encontramos en la situación de Portugal, donde los trabajadores van a celebrar una huelga general esta semana en protesta por las conocidas como políticas de austeridad, que significan recortes en los salarios y la inversión, y que van a desencadenar una recesión incluso más grave. ¿No creen que es hora de cambiar de políticas y de dar total prioridad a la sostenibilidad social y a la creación de mecanismos de solidaridad, especialmente.

(La Presidenta retira la palabra a la oradora)

Olli Rehn, Miembro de la Comisión. – (FI) Señora Presidenta, Señorías, ante todo, deseo darles las gracias por un debate muy responsable.

La señora Jaakonsaari ha dicho que la Unión Europea siempre ha crecido a través de una serie de crisis. Eso es cierto en gran medida y es así en esta ocasión, a corto plazo, mientras que tenemos que ser como la brigada antiincendios y apagar los fuegos que abrasan y amenazan la estabilidad financiera de Europa. En la actualidad estamos trabajando básicamente en Irlanda para proteger la estabilidad de la economía europea. Al mismo tiempo, estamos intentando levantar una arquitectura europea a largo plazo que fortalezca realmente la unión económica y refuerce la unión monetaria, que ya es sólida, a través de una unión económica robusta y genuina, y que, en otras palabras, supone la puesta en práctica del objetivo original de la unión económica y monetaria.

Ambas son tareas importantes y no podemos permitirnos dejar ninguna de lado. Por el contrario, tenemos que ser como la brigada antiincendios todo el tiempo, apagando los incendios forestales y, simultáneamente, construyendo una nueva arquitectura europea que regule mejor los mercados financieros y que consiga una unión económica que funcione mejor.

Irlanda tiene problemas. La señora Jaakonsaari sabe perfectamente que en Finlandia tenemos un refrán que se traduce, aproximadamente, como «Ayuda a un hombre cuando tiene problemas, no cuando no»: esto también se aplica a las mujeres, por supuesto. Ahora es muy importante que mantengamos la cabeza fría e intentemos ayudar a Irlanda mientras tiene problemas. No es sólo por la propia Irlanda, sino también por la estabilidad económica europea, para que no permitamos que los primeros brotes verdes de recuperación se echen a perder por esta situación. Es importante que hagamos posible que la economía europea crezca de forma sostenible y que nosotros seamos más capaces de garantizar el empleo. Esta es la verdadera cuestión: el crecimiento sostenible en la economía europea y el empleo.

Quiero darles las gracias por la esencia del debate y, por supuesto, estoy de acuerdo con el señor Gauzès en que sí, necesitamos explicar mejor por qué hacemos lo que hacemos, además de tranquilizar a nuestros ciudadanos. Vivimos tiempos difíciles y confusos. Son tiempos proclives al nerviosismo y a la información errónea y, por consiguiente, todos debemos poner de nuestra parte para comunicar correctamente sobre los desafíos. El Parlamento Europeo y cada uno de ustedes, en tanto que representantes de los ciudadanos, tienen que desempeñar un papel fundamental.

No se trata de encontrar un culpable: se trata de reforzar la construcción europea que ha protegido a los ciudadanos europeos de unas consecuencias mucho peores. Cualquier referencia a la deconstrucción del proyecto europeo es irresponsable. Todos los Estados miembros habría estado en una situación mucho más difícil sin la Unión Europea y sin su escudo protector. El euro ha sido, y sigue siendo, la piedra angular de la Unión Europea; no es sólo un acuerdo técnico monetario, es el proyecto político central de la Unión Europea. Por consiguiente, es fundamental que hagamos todo lo posible, que nos esforcemos al máximo, para proteger y reforzar esta construcción europea.

Deseo terminar diciendo que la señora Goulard señaló algo muy importante cuando hizo referencia al objetivo original de aquellos que crearon la Unión Económica y Monetaria: lograr una dimensión política muy sólida, de hecho, una unión política. El presidente Trichet puede dar un mejor testimonio de ello, ya que él estuvo allí, pero me inclino a opinar lo mismo, y es por ello que en nuestro paquete legislativo, que ahora está en sus manos y en las manos del Consejo, queremos completar la sólida unión monetaria creando finalmente una verdadera y firme unión económica. En mi opinión, es hora de que la UME dote a esa «E» de vida y, a fin de cuentas, de eso trata el paquete legislativo sobre el refuerzo de la gobernanza económica.

Miembro de la Comisión. – (en respuesta al señor De Rossa, que ha intervenido con el micrófono apagado.) Señora Presidenta, como saben bien, estoy dispuesto a reunirme con los diputados irlandeses al Parlamento Europeo para debatir las cuestiones relacionadas con Irlanda, pero —independientemente de lo importante y difícil que sea la situación de Irlanda en estos momentos— este debate analiza el BCE y el informe del Parlamento sobre el BCE.

Ha habido tantas preguntas durante el debate sobre Irlanda que es simplemente imposible responder a todas. Como ya he dicho, estoy dispuesto a reunirme con los diputados irlandeses al Parlamento Europeo y espero verlos a todos mañana para que podamos debatir este tema más detenidamente.

Jean-Claude Trichet, Presidente del BCE. – (FR) En primer lugar, permítanme decir que las preguntas planteadas son muy pertinentes y abarcan todas las cuestiones que son importantes hoy con gran detalle.

Responderé simultáneamente a los diputados al Parlamento Europeo porque muchas de sus preguntas convergen.

Para empezar, me gustaría repetir: somos responsables de la «M» en UME, la unión monetaria. No somos indiferentes a la «E», unión económica, pero somos responsables de la «M» y lo que los europeos, los parlamentos que votaron el Tratado de Maastricht, nos han indicado que hagamos es ofrecer estabilidad de precios. Ese es nuestro mandato. Somos independientes a la hora de ofrecer estabilidad de precios a 330 millones de conciudadanos.

Como acabo de explicar, hemos ofrecido estabilidad de precios en línea con nuestra definición, que estaba en continuidad con la mejor definición del mundo y, déjenme decirlo, nuestra definición de estabilidad de precios parece ser ahora el punto de referencia mundial. Hemos ofrecido estabilidad de precios durante los casi doce años del euro y somos verosímiles durante los próximos diez años, según la información de la que disponemos.

Por tanto, quiero ser muy claro, porque —como ha dicho Olli Rehn— muchas de las preguntas que tengo son preguntas que tienen que ver con la unión económica, que es, por supuesto, parte de la UME, pero nosotros no somos responsables de la unión económica. Tenemos nuestras ideas; tenemos nuestras recomendaciones; tenemos nuestro diagnóstico y análisis y volveré a abordar ese tema, por supuesto.

Mi segunda observación principal: estamos experimentando la peor crisis mundial desde la II Guerra Mundial a escala global. Si no hubiéramos —tanto los bancos centrales, incluido el BCE, como los gobiernos— reaccionado con tanta rapidez y audacia, habríamos experimentado la peor crisis no desde la II Guerra Mundial, sino desde la I Guerra Mundial, porque habríamos tenido una gran depresión, y ese hecho —que hayamos evitado la gran depresión a escala mundial— ha exigido numerosas medidas por parte de los gobiernos y los parlamentos.

En nuestro propio análisis, el riesgo de los contribuyentes que se ha movilizado para ayudar a evitar una depresión dramática es básicamente el mismo a ambos lados del Atlántico en lo que se refiere a PIB, aproximadamente un 27 % del PIB. Por supuesto, no se utilizó en términos de gasto, se utilizó aun menos en términos de pérdidas, si se me permite la expresión, pero, no obstante, es un enorme esfuerzo el que se ha realizado. De lo contrario, habríamos tenido una crisis dramática. Desde luego, esto significa que las finanzas mundiales y la economía global son muy frágiles y que debemos encontrar formas, a escala mundial, para evitar dicha fragilidad.

Sin embargo, esta no es una crisis europea. Es la repercusión en Europa, en la gobernanza europea, de una crisis mundial, y existe exactamente el mismo tipo de meditación y reflexión sobre qué hacer en los EE. UU. o en Japón, por mencionar sólo dos de las principales economías avanzadas. Ellos también tienen problemas de primera magnitud y me gustaría que no transformásemos lo que es una reflexión legítima sobre cómo gestionar mejor las principales economías avanzadas en una crítica al euro, que, como he dicho, se ha comportado exactamente con lo que cabía esperar.

Permítanme decir también que, cuando observo la posición financiera y fiscal, la posición fiscal de las principales economías avanzadas, puedo decir que Europa en conjunto y la zona de la UE en particular está en una situación mejor —el señor Goebbels mencionó esto— que Japón o los EE. UU. en lo que se refiere al déficit financiero público. Quizás en torno al 6 %, incluso un poco menos, como posición fiscal consolidada el próximo año, cuando es del orden del 10 o más en las otras dos principales economías avanzadas.

Lo digo para que nos hagamos una idea del orden de la magnitud. Por tanto, lo que tenemos es un mal comportamiento por parte de varios países, que están creando problemas en su propio país y generando inestabilidad financiera. No es el euro el que está en juego; es la inestabilidad financiera generada por el mal comportamiento de las políticas fiscales, por supuesto, con la interacción con los mercados que está siempre ahí, puesto que estamos en economías de mercado. Repito, básicamente, nuestro diagnóstico es que lo que resultó anómalo en el funcionamiento de Europa fue que tuviésemos una precaria gobernanza, una precaria gobernanza de la unión económica.

Por desgracia, puedo decir que no es sorprendente, ya que algunos han criticado de forma errónea el Pacto de Estabilidad y Crecimiento desde el principio. Y debo recordarles que yo mismo vine a informar al Parlamento sobre nuestra lucha, porque los principales países querían eliminar el pacto, o al menos debilitarlo considerablemente. Por desgracia, debo decir que fueron los principales países de la zona del euro y que los países pequeños y medianos se opusieron a esta tendencia. Esto sucedió en 2004 y 2005. Recordarán que fue una lucha intensa porque llegó hasta el Tribunal de Justicia, y la Comisión —y debo rendir homenaje a la Comisión— tuvo lucidez, más que el Consejo, y apoyamos totalmente a la Comisión. Por tanto, debo recordárselo a todos.

Tengo varias preguntas sobre qué pedimos concretamente en estos momentos. Ya hemos dicho, cuando la Comisión presentó su propuesta, que pensábamos que no bastaba con eso.

Si tenemos en cuenta lo que opinamos, lo que vemos, en el funcionamiento de Europa en su conjunto, los 27 y los 16 (y mañana los 17), consideramos que la primera propuesta de la Comisión fue demasiado débil en lo que se refiere a la automaticidad y al rigor de la gobernanza, tanto en el caso de los indicadores de vigilancia presupuestaria como en los de competitividad, en los desequilibrios.

Por tanto, puesto que el alcance del actual estado de la propuesta realizada por el Consejo es incluso más débil que la propuesta de la Comisión, no podemos decirles nada, señorías, pero confiamos en que estamos a la altura de las exigencias de la situación; y las exigencias de la situación son que necesitamos una vigilancia muy firme, una gobernanza muy sólida.

En 2005, en nombre del Consejo de Gobierno, dije que no estábamos en absoluto satisfechos con la que, en aquel momento, era la postura del Consejo, que fue finalmente aceptada.

Por tanto, no quiero avanzar más, porque tendremos ocasión de estar en contacto con el Parlamento. Por supuesto, he tomado nota de lo dicho por la señora Goulard sobre el duro trabajo del Parlamento, junto al Consejo y la Comisión, para determinar cuál va a ser finalmente la postura de Europa. Pero, nuevamente, nuestro mensaje es muy claro en este sentido.

Permítanme ahora dedicar un minuto a la cuestión de la comunicación. Desde luego, tenemos que mejorar de forma permanente nuestra comunicación e intentamos hacerlo. Déjenme decir tan solo que, acerca de nuestra propia comunicación, estamos dando la clara definición de estabilidad de precios que permite que todo el mundo juzgue lo que hacemos en tiempo real.

También me gustaría decir que fuimos el primer gran banco central en introducir conferencias de prensa inmediatamente después del Consejo de Gobierno. Fuimos los primeros en publicar una declaración introductoria, que es nuestro diagnóstico de la situación. Por tanto, intentamos ser lo más responsables posible en lo que se refiere a la comunicación.

Lo único que no hacemos es publicar la postura individual de los diversos miembros del Consejo de Gobierno. Creemos que eso es muy importante para la institución, que emite una divisa para 16 Estados que están unidos en Europa pero siguen siendo Estados soberanos. Es mejor que sea el Consejo de Gobierno, en bloque, el que resulte ser la entidad pertinente en lo que se refiere a nuestra decisión.

Se plantearon muchas preguntas muy importantes. Permítanme mencionar tan solo la observación de que somos responsables de la «M», pero que la «E» está en manos de los gobiernos y de la Comisión. En nuestro terreno tenemos, por supuesto, que tener en cuenta la «E», como siempre, al igual que ocurre con cualquier otro banco central: si la política fiscal es sensata y razonable, la carga sobre la política monetaria para ofrecer estabilidad de precios es ligera. Si tenemos una mala política fiscal, entonces nos abruman las decisiones que el banco central tiene que tomar.

Diría que es lo mismo para nosotros en términos de interacción con los gobiernos, aunque somos extremadamente independientes y tuvimos que embarcarnos en una serie de medidas extraordinarias, como he explicado, para permitirnos transmitir de la mejor forma posible nuestros impulsos de política monetaria en unas circunstancias en las que los mercados no funcionaban correctamente y, por consiguiente, las decisiones que adoptamos sobre los tipos de interés no se transmitían correctamente a la economía en su conjunto.

Esta es la esencia de las medidas extraordinarias, ayudar a restaurar un funcionamiento más normal de los canales de transmisión de la política monetaria y distinguimos muy claramente —lo repetí en un coloquio reciente en el que participó Ben Bernanke— entre las medidas estándares, que son las que realmente cuentan en cuanto a la postura de la política monetaria, y las medidas extraordinarias, diseñadas para ayudar a la transmisión de la política monetaria.

También anoté la importante pregunta.

(FR) Con respecto a la pregunta del señor Gauzès sobre la comunicación, que creo que otros han repetido, existe una tendencia, en algunos canales de comunicación, a considerar a Europa como una especie de chivo expiatorio. Si algo sale mal, es culpa de Europa. Sabemos que eso no es cierto y, por supuesto, el Parlamento Europeo lo sabe mejor que nadie.

También hay una tendencia a decir que si las cosas no van bien es culpa de la Comisión o del Banco Central Europeo, o aun mejor, del euro. Este es un clásico fenómeno del chivo expiatorio. El euro es una moneda que ha mantenido su estabilidad interna y externa extraordinariamente bien. Es más, no he dicho todavía que es lo más extraordinario que un banco central haya hecho hasta ahora, entre los países fundadores del euro, en los últimos 50 años —me lo he guardado para el final, si se me permite—. Creo que tenemos una moneda que, de hecho, es sólida, también en términos históricos. Por consiguiente, seamos conscientes del fenómeno del chivo expiatorio.

Debo decir que tenemos que trabajar muy duro en lo que se refiere a la comunicación, pero también dirijo ese mensaje al Banco Central Europeo y al sistema del euro en su conjunto; en otras palabras, a todos los bancos centrales nacionales que pertenecen a la zona del euro. Es más, diría que este es también un problema sin duda afrontado por los 27 y, por tanto, un problema de la Unión Europea en su conjunto.

Presidenta. – Muchas gracias por su detallada respuesta, señor Trichet. Creo que en este momento es necesario dar una respuesta más detallada de lo habitual en esta Cámara.

Burkhard Balz, ponente. – (DE) Señora Presidenta, a mí también me gustaría darle las gracias al señor Trichet, al Comisario Rehn y, ante todo, a los miembros de esta Cámara por un debate tan abierto y completo. Ha sido muy objetivo, incluso si, hacia el final, nuestros colegas irlandeses dejaron aflorar por momentos sus emociones. lo que resulta muy comprensible.

En el breve tiempo de que dispongo, me gustaría mencionar tres cuestiones. La primera es la independencia del Banco Central Europeo. Opino que fue un acierto y vital que los Jefes de Estado o de Gobierno —bajo el liderazgo general de Helmut Kohl, un venerado ciudadano europeo y, en aquel entonces, Canciller alemán— promovieran la independencia del BCE. El Banco Central Europeo es el guardián del euro. Creo que el euro ha estado todo lo estable que ha estado en los últimos meses de la crisis precisamente porque, al final, tenemos este BCE. Por consiguiente, le pediría, señor Trichet, que siga actuando con la mayor independencia posible en los próximos meses. Si le expresan sus opiniones, por supuesto présteles atención; pero, a fin de cuentas, el presidente y la junta directiva del BCE deben proteger esta independencia.

En segundo lugar, debemos ser más abiertos con los ciudadanos de la Unión Europea. Este es un punto importante. Sobre todo, no siempre deberíamos ofrecerles la información con el lenguaje de Bruselas, por el que nos hemos ganado ciertas críticas, sino de tal forma que sea realmente comprendido por aquellos a los que se envía el mensaje: a los europeos. Por lo que a mí respecta, esto es muy importante.

Por último, el señor Trichet ha mencionado Basilea III. Eso es algo que sin duda me gustaría enfatizar. Queremos poner en marcha Basilea III de inmediato. Sin embargo, sólo queremos poner en marcha Basilea III de inmediato si todos en el G-20 lo ponen en marcha al mismo tiempo. No podemos hacer que Europa tome la delantera nuevamente y sea la única pionera, en gran detrimento de nuestra competitividad internacional. Por consiguiente, soy de la opinión de que Europa debería, en realidad, poner esto en marcha con sus socios a escala mundial, o considerar cuáles son las alternativas.

Presidenta. – Queda cerrado el debate conjunto.

La votación tendrá lugar mañana.

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

Elena Băsescu (PPE), por escrito. – (RO) A mí también me gustaría felicitar al señor Balz por sus esfuerzos en la preparación de este informe. Los paquetes de austeridad propuestos para salir de la crisis no deberían conllevar medidas que puedan poner en peligro la recuperación económica. Creo que es necesario alcanzar un equilibrio entre el proceso de consolidación económica y la protección de las inversiones a través del empleo y el desarrollo sostenible. Las lecciones ofrecidas por los Estados miembros que entraron en la zona del euro sin estar preparados deben hacernos pensar seriamente en el establecimiento de plazos realistas. En la situación actual, un plazo de uno o dos años puede ser aceptable. La ampliación debe continuar con el prerrequisito de cumplir con los criterios de Maastricht. A este respecto, creo que la adopción del euro no debería ser vista como una solución temporal, sino que debería formar parte de una estrategia política de gran alcance y a medio plazo.

Edward Scicluna (S&D), por escrito. – Valoro positivamente y apoyo este informe. Sin embargo, deberíamos tener presente que, una vez terminen todas las conversaciones sobre consolidación fiscal, regulación y gobernanza macroeconómica, tenemos que examinar qué efecto ha tenido esto en la actividad económica, que es lo esencial en cualquier debate. La realidad es que necesitamos una regulación buena y eficaz y una mejor gobernanza económica para que las pequeñas y medianas empresas, que son el principal motor del crecimiento económico, se desarrollen y crezcan. La triste realidad es que estas empresas han sufrido mucho en los últimos dos años. Como consecuencia, tenemos un desempleo elevado y en aumento. La política del BCE de inyectar miles de millones de euros para ayudar a salvar a los bancos endeudados fue correcta, pero muchos bancos han pasado a depender excesivamente de la liquidez del BCE. Por tanto, ahora tenemos una situación en la que los bancos que concedían crédito con demasiada facilidad en la época del boom se niegan ahora a conceder créditos a las pequeñas empresas. Si esto continúa así, entonces no conseguiremos el crecimiento necesario para reducir los déficits presupuestarios y los niveles de deuda de los gobiernos. El paro crecerá y nuestro rendimiento económico se estancará. Seamos listos para no fallarles nuevamente a los europeos.

Invertir Tus Ahorros Y Multiplicar Tu Dinero Para Dummies

Invertir Tus Ahorros Y Multiplicar Tu Dinero Para Dummies

Invertir Tus Ahorros Y Multiplicar Tu Dinero Para Dummies

Published on Apr 18, 2020

Invertir Tus Ahorros Y Multiplicar Tu Dinero Para Dummies

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Like this post? Please share to your friends:
Trading para principiantes
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: