El peso mexicano baja su valor por la crisis en la Euro Zona

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Por qué el dolar sube y el peso baja

En los asuntos económicos siempre habrá mensajes de todo tipo, pero el contexto es básico para filtrarlos

En los últimos días se armó un zafarrancho en México porque una conductora de televisión mencionó al aire que el dólar no nos afecta y no es culpa del Gobierno. Esto, obviamente, puso furiosos a muchos en redes sociales, generó una buena cantidad de memes y volvió a encender un tema que lleva provocando insomnios desde 2020.

El problema de lo dicho es que no aporta argumentos, datos ni aborda la cuestión de fondo en un asunto que está dominado por recuerdos económicos tortuosos, percepciones y falta de información. Incluso la conductora remató la polémica con un tuit en el que decía que su trabajo sólo era «leer menciones».

Para no hacer lo mismo que esta presentadora hay algunas cosas que sería bueno que todos supiéramos sobre el tema del dólar:

1. ¿Quién fija el precio del dólar? Hasta 1994 México tenía un sistema de cambio “fijo” y el Gobierno publicaba en un decreto cuál sería el tipo de cambio del día. En 1994 se pasó a un tipo de cambio “flotante” que depende del “mercado”, es decir, que la cotización del dólar/peso se define por la oferta y demanda que haya de las monedas: si mucha gente quiere dólares, se requerirá más pesos para comprar cada billete verde (el peso se deprecia); en cambio, si mucha gente viene a invertir a México, está alto el precio del petróleo, aumentan las exportaciones o las remesas y entran muchos dólares a la economía, el peso se fortalece y el dólar baja.

En América Latina los países con tipo de cambio fijo son Venezuela, Cuba y Argentina (aunque el actual presidente quiere dejarlo flotar). Y de los competidores importantes está China, que el año pasado devalúo el yuan para mantener competitividad. Parte de que otros quieran venir a invertir en el país o cambiar sus dólares por pesos tiene que ver con qué tan fuerte, saludable y atractiva para hacer negocios vean la economía frente a otras. Factores como la estabilidad económica, seguridad, estado de derecho y nivel de corrupción por supuesto juegan un papel en esta percepción.

2. ¿Es verdad que otras monedas emergentes están cayendo frente al dólar? El caso del peso mexicano no es único: El peso colombiano, el real brasileño, el yuan, y muchas otras monedas emergentes han sufrido fuertes caídas o han devaluado desde 2020. Pero más allá del “consuelo de muchos, consuelo de tontos” importa saber por qué ha pasado. Para resumir hay dos factores: las tasas de interés en Estados Unidos y los precios del petróleo.

En 2008 Estados Unidos bajó sus tasas de interés para enfrentar la crisis, estimulando el consumo con crédito más barato. El detalle es que las tasas de interés – aparte del costo del crédito- también es lo que reciben los inversionistas por meter su dinero en los instrumentos de deuda de un país. Como los bonos del Tesoro en Estados Unidos estaban dando muy poco, los inversionistas tomaron sus dólares y los llevaron a países emergentes que ofrecían mejores tasas de interés. Cuando empezaron los rumores de que EE UU ya iba a subir de nuevo sus tasas de interés, esos mismos capitales empezaron a regresar, sacando sus dólares y golpeando las monedas emergentes. Para acabar de completar el cuadro, el precio de muchas materias primas también se ha desplomado y son una fuente muy importante de ingresos para muchos emergentes. En 2020 el petróleo que andaba arriba de los 100 dólares el barril comenzó a caer y ahora anda en los 30 dólares por barril. Esos dos temas van a traer en jaque a los países emergentes y sí es una situación global, pero lo que pase internamente puede mejorar o empeorar el escenario. Para entender un poco más de qué factores inciden en el precio del dólar contra las monedas emergentes está este video.

3. ¿Esta caída del peso es como la de 1994 o la devaluación de López Portillo? Por la historia económica de México la apreciación del dólar tiene el efecto psicológico de pánico y cataclismo. El 2008 nos enseñó a todos – y en especial a los banqueros centrales- a dejar de llamar “catarrito” a las potenciales crisis, pero sí hay algunas cosas que son distintas entre 1994 y ahora:

El efecto del dólar en la inflación. Los mexicanos asociamos el aumento del dólar con la hecatombe porque normalmente venía acompañado de subidas de precios de TODO. En el último año sí han subido muchas cosas importadas o en dólares (por ejemplo las computadoras, smartphones y boletos de avión al extranjero) pero no ha habido un contagio a todos los precios, al menos hasta ahora. La inflación general reportada en diciembre del 2020 fue de 2.13% anual, la más baja en años, mientras que en diciembre de 1995 estaba en 51.97% anual. La percepción es que sí, que todo está más caro, pero lo precios suben todos los años, el punto es cuánto. Quizás nos demos cuenta de que el aumento general no ha sido de la misma magnitud que la caída del peso si revisamos cuánto gastamos rubro por rubro: vivienda, transporte, alimentación, servicios de telefonía, agua, luz, gas, entretenimiento, etc… A nivel global tiene un poco que ver con que muchas de las materias primas (granos, metales, hidrocarburos) han bajado, pero también con que antes el tipo de cambio fijo era lo último que caía en una economía, cuando ahora que es flotante es lo primero que absorbe impactos.

El tiempo que ha tardado la caída. No es lo mismo que una moneda caiga 45% en un día que a lo largo de un año. Es un ajuste muy fuerte, sin duda, pero más ordenado y que deja posibilidad a regresar a niveles anteriores si los factores de la pregunta 2 se corrigen.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

No se mezcló con una crisis bancaria. Hace unos meses me preguntaron si la subida del dólar causaría que nuestros ahorros en los bancos desaparecieron. Por extraña que suene la pregunta es de alguien que vivió la crisis de 1994 y que no sabía que aparte de una crisis en la moneda había habido una simultánea en el sector bancario, donde mucha gente tenía deudas de dólares, los bancos no estaban bien capitalizados, no existía buró de crédito y una persona le podía pedir a 5 bancos, no había seguros de protección al ahorro bancario, etc… En este momento las deudas de dólares son bastante menos comunes (y la mayoría de las empresas tienen cierta cobertura con derivados), a los bancos se les exigen mayores requerimientos de capital, existe el seguro del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario y el buró de crédito. Siempre puede existir el riesgo de que algún banco quiebre ¡Claro! Pero es más difícil que muchos lo hagan a la vez con las nuevas reglas.

En los asuntos económicos siempre habrá mensajes de todo tipo, pero el contexto que tengamos es básicos para filtrarlos y tener mejor información para proteger nuestro dinero.

El peso mexicano baja su valor por la crisis en la Euro Zona

Publicado el 18/05/2020

El peso mexicano ha registrado una fuerte recuperación en los últimos meses frente a la mayoría de principales divisas. Varios factores han apoyado este comportamiento, entre los que destacan: i) su elevada infravaloración según las medidas tradicionales de valoración; ii) el positivo aspecto técnico de su cruce frente al euro y el dólar, que invita a pensar en mayores avances; y iii) el tono menos beligerante de la administración Trump. A corto plazo, es probable que mantenga la fortaleza y alcance la zona de 18 unidades por dólar (5% adicional de apreciación). Sin embargo, no vemos una apreciación más intensa en los próximos 12-18 meses, debido a la debilidad de su economía, la imprevisibilidad de la actual administración de EEUU y la cercanía de las elecciones presidenciales, con un candidato populista con opciones de triunfo.

Situación política

Las elecciones presidenciales y al congreso están fijadas para junio de 2020 y, según se vayan aproximando, cabe esperar que la incertidumbre genere volatilidad en los mercados financieros, especialmente en el tipo de cambio. Es bastante probable que se produzca un cambio del partido en el poder tras su celebración. La impopularidad de Peña Nieto está complicando la tarea de elegir el candidato del PRI para las presidenciales (el ministro de Economía, Meade, o el de Interior, Osorio, son las dos opciones más probables para encabezar la lista) y, actualmente, parece difícil que el partido pueda renovar la victoria de 2020. Por otro lado, el tono agresivo del gobierno Trump contra México ha reforzado la figura de López Obrador (líder del partido populista de izquierdas, Morena), que lidera las encuestas de intención de voto; aunque tiene en contra una fuerte desaprobación por buena parte de un electorado muy dividido. En este escenario, también el PAN (centro-derecha) ha sacado rédito, tal y como puso de manifiesto su aplastante victoria en las elecciones regionales de 2020, donde arrebató al PRI sus grandes feudos históricos y se hizo con todos los grandes estados del país. Por tanto, parece que la lucha por la presidencia se decidirá entre López Obrador y el candidato del PAN (una victoria del primero sería mal valorada por los mercados financieros).

Situación económica

México es la segunda mayor economía de Latinoamérica, cuenta con una estructura muy diversificada y no presenta graves desequilibrios internos ni externos. Sin embargo, el desplome en el precio de las materias primas en 2020-15 y el aumento de la inseguridad han impedido que la economía haya rentabilizado el esfuerzo reformista durante el primer año del actual gobierno. En los últimos años, el crecimiento ha sido demasiado débil y las expectativas para la economía han sido revisadas recurrentemente a la baja. Recientemente, la victoria de Trump en EEUU ha generado una fuerte inestabilidad, sobre todo en la divisa, debido a las políticas restrictivas que propone la nueva administración en los ámbitos migratorio y comercial.

La incertidumbre generada por el daño potencial de las políticas que habían sido anunciadas por la nueva administración estadounidense han tenido efectos negativos tangibles sobre de la economía, deprimiendo la inversión y la confianza de los agentes. Las previsiones de crecimiento se han ido revisando a la baja de forma recurrente, hasta niveles próximos al 2,0% este año y similares en 2020.

No obstante, en las últimas semanas se ha registrado un cambio positivo en el sentimiento hacia el país. A medida que Trump se ha ido enfrentando a la realidad de la política en Washington y no ha sido capaz de sacar adelante las medidas más radicales de la agenda (preocupaba especialmente en México su amenaza de suspender el tratado comercial de Nafta), las expectativas hacia la economía mexicana han empezado a recuperarse. Esa agresividad inicial de la administración estadounidense ha ido dando paso a un tono más constructivo y, actualmente, se han alejado los peores escenarios e, incluso, se habla de un acuerdo comercial satisfactorio para todas las partes. Esto ha permitido la recuperación del peso, lo que ha coincidido, además, con una mejora en los primeros indicadores económicos del año. La aceleración de la economía en el 1T17 (2,4% vs 2,0%) refleja que la actividad se ha mostrado más robusta de lo esperado, considerando la incertidumbre que genera el vecino del norte y el repunte de la inflación (5,8% en abril vs 3,4% en diciembre).

El descenso de los ingresos por petróleo ha condicionado la política fiscal de los últimos años. En términos generales, México tiene una posición fiscal relativamente holgada (déficit fiscal por debajo del 3,0% del PIB). El sector petrolero es una fuente fundamental de ingresos fiscales (en torno al 30%) e, inevitablemente, el descenso de la producción, las exportaciones y los precios del petróleo han supuesto un deterioro de su posición fiscal en los últimos años. Para no perjudicar el sentimiento del inversor internacional, el gobierno ha priorizado la ortodoxia fiscal sobre el crecimiento y ha venido restringiendo su política fiscal cada año desde 2020 (el objetivo para este 2020 es alcanzar un superávit primario en torno al 0,2% del PIB). Además, la debilidad del peso frente al dólar y el enfriamiento económico han pesado sobre las finanzas públicas en los últimos años y la deuda pública total se sitúa en torno al 50% del PIB, frente al 38% antes de la llegada de Peña Nieto.

Por el lado de la financiación externa, el país no presenta desequilibrios significativos. La debilidad del peso ha permitido una mejora de la competitividad y el déficit por cuenta corriente se está estrechando (-2,0% del PIB estimado para 2020 desde -2,6%). La deuda externa supone el 50% del PIB y su servicio equivale al 12% de las exportaciones, unas ratios mejores que las de la mayoría de economías con una calificación crediticia similar. El riesgo de liquidez también es reducido: las reservas internacionales (170.000 millones de USD en febrero) más que duplican el servicio estimado de la deuda para 2020. Además, el gobierno mantiene hasta 2020 una línea de crédito flexible con el FMI por valor de 88.000 millones de dólares. Se trata de una línea de contingencia; de hecho, el país no ha acudido a esta línea en el pasado, a pesar de haber consumido 28.000 millones de dólares en reservas para apoyar el peso durante 2020.

México es grado de inversión por las tres principales agencias: A3 por Moody’s y BBB+ por Fitch y S&P. No obstante, desde finales de 2020, han revisado su perspectiva de estable a negativa por el deterioro fiscal, debido a los menores ingresos por petróleo y a los problemas financieros por los que atraviesa PEMEX.

Perspectivas de tipos de interés

La inflación se sitúa en torno a máximos de 2009 (5,4% en marzo), pero no solo como efecto traspaso por la debilidad del peso, sino, sobre todo, por el impacto puntual de la subida del precio de la gasolina, del gas (liberalizado en enero, habría aumentado un 20% en algunas regiones) y de la electricidad, así como por el repunte de los precios de servicios (efecto base en las tarifas de telecomunicaciones) y de determinadas tasas públicas. Este comportamiento de la inflación, unido al endurecimiento monetario llevado a cabo por la Reserva Federal de EEUU, han llevado al Banco Central de México a subir su tipo de intervención desde el 3% en 2020, hasta el 6,5% actual. La próxima reunión se celebra el 18 de mayo y los analistas consultados por Bloomberg en la encuesta realizada este mes esperan que se mantenga en su nivel actual. No obstante, todavía esperan una subida adicional este año, hasta el 7%, que podría marcar el fin del ciclo de endurecimiento monetario antes de empezar a bajar, de nuevo, en 2020..

Evolución del peso mexicano

El peso ha desarrollado una fuerte tendencia bajista desde finales de 2020 hasta enero de este año. En ese periodo ha pasado de 13 unidades por dólar a 22, es decir, se ha depreciado un 41% (tomando al peso como divisa base). El momento de mayor volatilidad lo registró tras la victoria de Donald Trump en las elecciones de EEUU el pasado noviembre, jornada en la que perdió un 8%.

Es importante resaltar la notable recuperación que ha protagonizado desde enero, al pasar de 22 unidades por dólar, a las 19 actuales, aunque ha llegado a cotizar a 18,5 (lo cual supone una ganancia cercana al 16%). Pero, más relevante todavía es la teórica ruptura que ha efectuado de la tendencia antes señalada de depreciación que se inició en 2020. No se puede dar por confirmada todavía tal ruptura pero, si llegara a validarse, las implicaciones alcistas para el peso serían importantes. En este escenario se pueden proyectar avances adicionales hasta una zona de precios entre las 18-17 unidades por dólar, al menos.

Otro detalle que no debe pasar desapercibido es que la fortaleza del peso es generalizada, como se observa en el siguiente gráfico. En lo que llevamos de 2020 se ha apreciado frente a todas las principales divisas y, de manera especial, en relación a sus principales socios comerciales (EEUU y Canadá).

Medidas de valoración

• Utilizando el índice Big Mac, la conclusión es que el peso mexicano está aún muy infravalorado con las principales divisas. Respecto al euro, su infravaloración es de un 37%, mientras que con el dólar es de un 50%.

• El tipo de cambio efectivo nominal (TCEN), que refleja la evolución del peso mexicano frente a una cesta integrada por las monedas de sus principales socios comerciales ponderadas por la importancia de sus flujos comerciales, se encuentra en torno a un 47% por debajo de su media de los últimos 25 años. Este dato se asemeja a la desviación en su valor que apunta el Big Mac.

Sin embargo, para extraer conclusiones en términos de valoración es mucho más aconsejable utilizar el tipo de cambio efectivo real (TCER), que es el nominal ajustando los tipos de cambio por la evolución relativa de la inflación entre cada par de monedas. Como puede observarse en el gráfico, el peso mexicano ha sufrido desde 2020 un violento proceso correctivo que ha acercado sus niveles de infravaloración a los que alcanzó con motivo de la «crisis del Tequila» (entonces la crisis que sufrió México le empujó a romper el sistema de tipo de cambio controlado que mantenía con el dólar de EEUU). En estos momentos, aunque ha registrado una cierta mejora, todavía muestra una infravaloración del 22% respecto a su nivel medio histórico.

Estos datos de carácter fundamental nunca deben ser utilizados para tomar decisiones de inversión, a corto plazo; su mayor utilidad reside en su capacidad para indicar situaciones de sobre o infravaloración en el medio/largo plazo.

Perspectivas del peso con el euro

La encuesta de Bloomberg sobre el tipo de cambio del peso frente al dólar contempla una depreciación de la moneda mexicana hasta finales 2020 del 5%, al pasar su tipo de cambio desde 19 usd/mxn hasta 20 unidades. A medio plazo, volvería a apreciarse para situarse en 2021 en 18,50 pesos, lo que supondría una apreciación superior al 8% en los siguientes cuatro años.

Desde un punto de vista técnico, su aspecto es muy similar al comentado anteriormente en su cruce frente al dólar. Se ha producido este año una aparente ruptura de la tendencia de fuerte depreciación que observaba desde 2020. Aunque desde abril vemos cómo ha desarrollado un pullback a la línea de tendencia rota, aún no se puede dar por confirmada tal circunstancia. En todo caso, si se confirmara, para lo cual tendría que volver a girarse la curva de precios a la baja, las implicaciones alcistas serían notables. En este escenario, se pueden proyectar objetivos para el peso frente al euro en torno a las 19 unidades (casi un 8% desde sus niveles actuales).

El peso mexicano perdió 13% en 2020

El peso mexicano cerró el año con una depreciación de 13.12% con respecto a su valor reportado el último día de 2020, se trata de la baja más fuerte entre las divisas de América Latina. Los analistas consideran que si bien los fundamentales de la economía son fuertes, las variables adversas continuarán ejerciendo presión sobre el tipo de cambio.

En el último día hábil del año el tipo de cambio en su valor a 48 horas cerró en 13.97 pesos por dólar según el Banco de México.

¿Qué hace que la paridad del tipo de cambio baje a un mínimo del año de 11.56 pesos en abril a un máximo de 14.27 en noviembre ? La respuesta está del otro lado de las fronteras, en Europa y Estados Unidos.

A principios de enero, los pronósticos sobre un posible acuerdo sobre los problemas de deuda en la eurozona avivaron las esperanzas de que México podría tener un año con un peso fuerte, sin embargo, en ese mismo mes se empezó a especular que Portugal sería el siguiente país en recibir un rescate, lo cual sumado a la inestabilidad política en Egipto trajo incertidumbre al mercado cambiario en donde el euro se depreció a su valor mínimo del año en 1.28 dólares y esa tendencia fue la que marcó a las divisas el resto del año.

Gabriella Siller, analista de Banco Base, explica que, junto con el comportamiento de la Bolsa Mexicana de Valores, el tipo de cambio muestra la entrada de capitales al país y es una variable sumamente sensible a la volatilidad en los mercados internacionales.

«Más que noticias internas, son las noticias sobre Europa lo que está moviendo al tipo de cambio y ha sido lo que en 2020 ha provocado subidas significativas. Hay un valor de equilibrio de acuerdo a la Paridad de Poder de Compra (Teoría de precio único), que indica que el dólar debería estar cotizando en 11.80 pesos, y aunque en los primeros ocho meses, antes de que se redujera la calificación soberana de Estados Unidos, la divisa rondó ese valor, las malas noticias sobre europa han ido deteriorando el panorama cambiario», explica la analista.

2020 incierto

Los fundamentales de la economía mexicana hablan de un país sólido que aunque no es inmune a la incertidumbre global, no tiene mayores problemas en cuanto al desempeño de los corporativos y el sistema financiero, esto podría indicar un tipo de cambio por debajo de los 13 pesos, pero todavía es cuestión de ver cómo evolucionan los factores de volatilidad , sobre todo en Europa.

Entre los elementos que apoyan al peso destacan las reservas internacionales por más de 140,000 millones de dólares, además de la renovación de la línea de crédito con el Fondo Monetario Internacional por 70,000 millones de dólares, y el holgado calendario de pagos de deuda que tiene el país durante el 2020, sin embargo del otro lado de la balanza, están los problemas de deuda en Europa y la lucha contra el déficit que enfrenta Estados Unidos.

«A pesar de los riesgos que prevalecen para el año, la mayoría de los agentes económicos tiene confianza que Europa logre solucionar el deterioro de la crisis de deuda, con lo que los capitales buscarían mejores oportunidades de inversión incentivando el carry trade con monedas como el peso. Este factor podría llevar al tipo de cambio hacia 12.60 para el cierre de 2020», dice Gerardo Copca, analista de MetAnálisis.

Gabriela Siller señala que en el primer trimestre de 2020, el tipo de cambio mantendrá los niveles vistos para el cierre de año (alrededor de 14 pesos), sin embargo, considera que la situación de la zona del euro deberá encontrar un punto de estabilidad pues sería en marzo cuando Grecia se declararía en moratoria.

Es decir, prevé para abril una baja en el tipo de cambio que podría alcanzar los 13 pesos, sin embargo, esta estabilidad no será permanente pues en julio las elecciones presidenciales implicarían un nuevo episodio de volatilidad , esta vez interno.

Aunque los pronósticos del cierre de 2020 son optimistas para el próximo año, es de considerarse que durante el año, el peso tuvo una depreciación de de 13.12%, la más alta en América Latina, seguida del real brasileño que tuvo una depreciación de 12%. Por su parte, a nivel global la rupia india fue la divisa más depreciada al caer 19%.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Like this post? Please share to your friends:
Trading para principiantes
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: